Páginas vistas en total

miércoles, 29 de mayo de 2019

Birdstone : el blues ritual hecho en Francia


Cuando el blues se electrificó, muchos pensaron que su esencia mística creada por sus antepasados desaparecería sin remedio. Aún y con la sentencia dictada, el género se desarrolló y mutó al encontrarse con otros estilos musicales poniendo en riesgo aquel sentimiento que le dio origen; sin embargo ha habido a lo largo del tiempo varios que han regresado los tímpanos a sus raíces con la finalidad de rescatar su magia, su misterio y su dolor. Esta es la historia de unos de esos arriesgados aventureros...

Birdstone es una banda nacida en el año de 2015 en la ciudad francesa de Tours que se conformó a través del interés de sus tres integrantes por recuperar el poder espiritual de viejo blues para combinarlo con las múltiples posibilidades sonoras del hard rock psicodélico. Fue así como el guitarrista Basile Chevalier-Coudrian, la bajista Edwige Thirion y el baterista Léo Gaufreteau vendieron su alma al demonio en un cruce de caminos para dedicar el resto de sus vidas ha crear lacerantes himnos inspirados en temas mitológicos, el esoterismo y las pasiones humanas.


De esta manera, la lucha interna del hombre contra sus demonios se convirtieron en el elemento principal de cada una de las composiciones del trío francés; logrando al mismo tiempo llevar al blues que les sirvió de base sonora hacia diversas posibilidades más allá de las fronteras impuestas al género. Su primer intento por establecer su sonido lo encontramos en el Ep The cage de febrero de 2017 gracias a una fusión de blues electrificado con algunos elementos de psicodelia, jazz y pop donde el poder del fuzz se convierte en su coincidencia fundamental.

Sin embargo, Birdstone entró al estudio Midilive en marzo de 2018 para grabar de manera directa un material completo que lograra definir sus pasos como banda. Por medio de un gran trabajo técnico realizado por Jean-Baptiste Deucher y una masterización realizada por Noel Sumerville (Saturn, Uncle Acid & the deadbeats, The Octopus, Rival Sons, Blood Ceremony), el trío francés logró conformar su álbum debut titulado Seer, el cual ha sido publicado en febrero de 2019 con distribución digital de Believe Distribution Services.


Seer arranca con un obvio guiño al Our mother electricty de All Them Witches (reseña-review) a través de sus tenebrosas voces rituales para pasar inmediatamente con un áspero ritmo llamado "Salazar" que sabe equilibrar las sensaciones al jugar con los tiempos y el sonido. Si aún fuera que no nos quedara claro lo que busca Birdstone con su primer álbum, la banda nos receta la contradictoria "Exodus", tema que de principio nos golpea con sonidos herederos del stoner comercial para luego sumergirnos en obscuras aguas someras con la finalidad de crear una atmósfera de zozobra.

Sin embargo, el debut de Birdstone logra crear su identidad sonoro a través de su místico ambiente ceremonial que por momentos logra hacer perder el suelo a quien se atreve a formar parte de su liturgia, algo que pasa con la ambivalente "Ritual" y sus densos paisajes auditivos llenos de magia y poder. Otro lúgubre paraje del Seer es "Beast", tema que se nos permite escuchar la versión más soft de la banda de Tours; aunque "Crows" también tiene ambientes relajados que son equilibrados con intensidad interpretativa y distorsión eléctrica en los instrumentos, descantando de manera magistral su explosivo final.

"Mientras una ligera llovizna cae sobre el suelo, el lento paso del jinete logra hacer más grande la tortura del infiel. Bajo un extraño ritual de bautizo entre agua y humo, el nuevo hombre es abandonado a su suerte hasta que la tierra reclama lo que es suyo..."

El único tema rescatado del The cage para ser grabado nuevamente de manera especial en Seer fue "Alquézar", tema enigmático lleno de blues y dolor que sin duda se lleva los honores dentro de lo hecho por Birdstone hasta el momento. Con un trabajo visual realizado por Thibaut Jouhannet, los franceses lanzaron como primer single "Alquézar" en noviembre de 2018 gracias a su aletargada agonía sonora que sabe explotar en el momento preciso. Mientras la guitarra nos deja caer su golpe eléctrico sobre la espalda, el bajo no cesa de entonar su lacónica melodía y la batería marca el tiempo como si se tratara de una marcha fúnebre que jamás deberá cesar hasta que los coros se dejan escuchar nuevamente con su lamento infinito.


Aunque existen bandas como The Picturebooks y Black Rebel Motorcycle Club que han utilizado los cantos ceremoniales como medio para desarrollar sus ideas musicales, Birdstone logra desprenderse de ellos gracias a la osadía de ir más allá de los límites establecidos para crear melodías llenas de energía y hacerlas coincidir el dolor humano e historias míticas. Seer es un ritual salvaje que aprovecha la aspereza sonora del stoner del nuevo siglo y la magia del blues eléctrico con la intención de construir densas odas llenas de sentimiento que, como si se tratara de un conjunto de profetas, pregonan hasta convencer a los incautos y desconocidos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario