Páginas vistas en total

martes, 7 de mayo de 2019

No Man's Valley : entre mentiras, pesadillas y catarsis


La historia de la filosofía ha rondado desde su inicio alrededor de la verdad, y tras su reflexión, sobre su contraparte la mentira. Sin embargo, el mundo actual ha potenciado esta dicotomía gracias al poder penetrante de la imagen y la posibilidad de su alteración dentro del marco de lo viral y la difusión electrónica. Sin una fuente segura de información y la falta de crítica de quien la recibe, las falsas noticias saturan la pantalla digital multiplicadas por las redes sociales. La única posibilidad para escapar de la ansiedad provocada por la incertidumbre entre lo cierto y lo falso era fiarse de uno mismo por medio de sus sentidos, pero ante la mediación tecnológica de éstos, la duda se posa sobre todo como una sombra que obscurece...

Tras un largo tiempo después de disfrutar la magia del Time travel, aquel polifacético álbum de No Man's Valley (reseña-review), en octubre de 2018 tuvimos la oportunidad de escuchar el primer sencillo de lo que sería su más reciente producción discográfica titulada Outside the Dream, el cual nos mostraría el lado más catártico de la banda originaria de Limburgo, Países Bajos. Por medio de "Lies" y sus sonidos ásperos inspirados en el ruido de las grandes ciudades, bien pudimos tener una idea sobre lo que podríamos escuchar en sus próximos surcos.

Portada del single "Lies"
Outside the Dream fue concebido dentro de un periodo de confusión y búsqueda interna de la banda que se puede comprobar en el arte de su portada como en cada uno de los elementos sonoros que conforman el álbum. Si Time travel fue un túnel que permitió recorrer épocas pasadas, Outside the Dream es un túnel obscuro hacia los diversos parajes de la memoria para visitar a sus demonios internos. Sombrío por momentos y desgarrador por otros, el segundo material discográfico de No Man's Valley tiene todo lo necesario para sobrevolar por los abismos del ser humano en su caótica realidad.

Para esta ocasión, el quinteto de Países Bajos nos ofrecen un sonido ambivalente ubicado entre ritmos aletargados que producen atmósferas misteriosas provocadas por profundos teclados y arrebatos llenos de rabia nacidos directamente de las guitarras afiladas y cortantes. Si bien Outside the Dream podría ser catalogado como una obra visceral surgida del hard psych más denso, el disco recupera por algunos instantes el sentimiento del blues más doloroso como la agresividad arenosa del rock desértico; logrando de esta manera un material de grandes sensaciones que requieren ser digeridas con detenimiento y sumo cuidado.


El tema con el que da inicio el disco y al mismo tiempo lo bautiza no recibe con una densa melodía que llena de zozobra el ambiente con un leve tufo al sonido de los norteamericanos All Them Witches, mismo que también podemos degustar en "From nowhere"; aunque en manos de No Man's Valley todo queda bajo la expectativa de como si a la menor provocación fuera a explotar de manera inesperada. Mientras la lisérgica "Into the blue" sumerge nuestras neuronas en misteriosas andanzas, "7 blows" juega con algunas melodías tribales que terminan en ácidas sensaciones, pero el veneno adictivo del Outside the Dream está en la entrecortada  y circense "Eyeball" con sus deslices cercanos a la versión alternativa de Queens of the Stone Age y la ansiedad violenta de "Hawk Rock" con su rabia que se derrama por todos lados.


"He subido aquí observando, he bajado ahí corriendo. ¿Hacia dónde corro? ¿Para qué corro? Estoy en una cinta giratoria solo corriendo. Me veo como una hormiga trabajando para un hombre atascado en la red...Todo son mentiras"

Entre viejas imágenes a color que denotan aquel desarrollo tecnológico y mediático ocurrido a finales de los años sesenta, "Lies" suena en las bocinas con toda la potencia de sus hipnóticas líneas de bajo en manos de Rob Perree y la fuerza tribal de la batería de Dinand Claessens. Mientras los eléctricos efectos de la guitarra de Christian Keijsers cercena la melodía, la poderosa voz de Jasper Hesselink nos entona una melodía llena de incertidumbre que termina gritando de manera categórica que todo es una mentira. Sin perder ese sabor vintage de los teclados psicodélicos de Ruud Van Den Munckhof que han caracterizado el sonido de la banda, la atmósfera del tema nos remite hacia aquel pasado de avance de la ciencia y la digitalización que terminó por inundar todos los aspectos de la vida cotidiana.


El Outside the Dream es una obra intensa, quizá ansiosa y hasta nerviosa. Al transcurrir de lo onírico a lo áspero, el segundo álbum del quinteto de Países Bajos nos sumerge en densas atmósferas que requiere su despeje para descubrir poco a poco todo lo que su velo sonoro oculta. No Man's Valley nos ha colocado al borde del abismo interno provocado tras la imposición de la lógica moderna, ¿ahora estamos dispuestos a saltar hacia él y confrontarnos a nosotros mismos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario