Páginas vistas en total

viernes, 24 de mayo de 2019

Warp : los densos sonidos del proto-doom hebrero


De nuevo Israel nos presenta otra excelente bomba sonora llena de proto-doom y hard psych imposible que la dejemos perder. De la mano y con recomendación de Reality Rehab Records, aquella etiqueta dirigida por Dan Deutsch (baterista de Heavy Stone), hoy tenemos la oportunidad de encontrar con un power-trio que recupera los primeros instantes del hard rock cuando mezcló el blues electrificado y la acidez más densa de la psicodelia. Si existe una nueva banda que explora aquellos sonidos vintage para crear nuevas melodías poderosas llenas de intensidad, esa es Warp...

Teniendo como base la zona metropolitana de Tel Aviv-Yafo, tres músicos quienes vagaban en distintos proyectos de la escena local decidieron conformar una banda que lograra rescatar aquellas viejas tendencias sonoras del rock pesado, ácido y obscuro a partir de la omnisciente presencia de Black Sabbath. Fue así como el guitarrista Itai Alzaradel, el bajista Sefi Akrish y el baterista Mor Harpazi crearon Warp, un poderoso grupo que se distingue por la calidad interpretativa de sus integrantes y la suficiente imaginación para tomar como plataforma aquel antiguo estilo y llevarlo a nuevas posibilidades más allá de lo hecho hasta hoy tras la tendencia de la última década.


Al observar el collage realizado por Idan Ezra que sirve de portada para el debut de Warp, bien sabemos qué nos vamos a encontrar en su interior: música ahogada en fuzz lisérgico que regresa a los tiempos del rock obscuro para vagar por los enfermos pasillos de la mente. Para lograr este concepto sonoro, la banda hebrea encontró en la figura de Gad Torrefranca a su aliado perfecto, ya que él es el encargado de la grabación, mezcla y masterización del material.

Cuando se escapan los primeros rasgueos de guitarra por las bocinas, inmediatamente las neuronas establecen sinapsis que recuerdan los riffs del antiguo maestro Tony Iommi, pero una vez que el tema va tomando forma propia, encontramos a un grupo buscando desarrollar sus ideas propias sobre la eterna base del proto-doom. La inaugural "Wretched" es una tormenta de arena que sirve para demostrar todo el arsenal de figuras y armonías con los que nos enfrentaremos durante el resto del material, quizá un recetario que busca condensar los ingredientes básicos de los primeros instante del heavy metal.


"Into my life" acelera la velocidad sin olvidar su fundamento sonoro de riffs concretos y asesinos entre voces perdidas en reverberaciones, lo cual permiten a la banda desarrollar improvisaciones y grandes solos de guitarra. En cambio, "Gone man" busca impactarnos con su violenta introducción hasta que logra crear una melodía clavada en el primer doom con un tiempo más contenido que termina transformándose en un denso y áspero viaje psicotrópico. Sin embargo, Warp también sabe guardarse los jams para crear pequeñas cápsulas de veneno contenido como en "Intoxication" con su figura infecciosa sin contemplaciones o en "Hey littly rich boy II" con su tufo a proto-punk que confiesa los antecedentes de cada uno de los integrantes de la banda.

Lejos de lo que podría esperarse, el debut de Warp no sólo un asalto de riffs que no permiten su debida degustación. "Enter the void" nos muestra como la banda israelita puede construir temas con momentos bien definidos a partir de una suave y enigmática figura de bajo que rompe el plano hasta desgarrar los tímpanos y crear una rabiosa melodía bajo la eterna escuela del sonido de Birmingham. Sin lugar a dudas, el trío hebreo sabe construir verdaderos himnos a partir de los elementos concretos del obscuro hard rock clásico y la inteligencia de cómo jugar con su acomodo y sus tiempos.


Quizá el tema que mejor condensa todo lo que es Warp es "Out in my life", el lado obscuro de su contraparte "Into my life". Tras el eco de un seco rasgueo de guitarra, una melodía aletargada se hace escuchar como si se tratara de una densa marcha fúnebre, pero de manera inesperada, una lluvia de notas rompe la letanía para transformar el track en una rabiosa figura que infecta todo lo que toca. Sin embargo, si existe algo que identifica sonoramente a Warp es su capacidad de cambiar las armonías hasta lograr un pastiche sonoro de múltiples posibilidades. Mención a parte merece el furioso solo de guitarra sobre la base de batería y guitarra que bien recuerda las viejas glorias de hard rock setentero, además de la mutación rítmica que alcanza niveles abismales y lúgubres. Sin lugar a dudas, en cuatro minutos y medio logramos comprender el concepto de Warp mientras nos sorprendemos de su potencia y su imaginación.

Aunque el debut del power-trio hebreo no dure más de media hora, el material deja tan grato sabor de boca que nos deja con el deseo de escuchar mucho más. Su calidad interpretativa y el gran resultado obtenido en el estudio de grabación es tan grande que de manera inmediata logró llamar la atención de la disquera alemana Nasoni Records para su edición en vinil. Dentro de la pléyade de bandas inspiradas en el proto-doom y el hard psych, Warp logra desmarcarse con su estilo directo y la asimilación que hace de sus maestros, creando al mismo tiempo una obra que se escapa como agua fresca entre las manos a la mitad del desierto... literalmente.


1 comentario:

  1. Estimados, me gustaría hacerles llegar material para review, como los puedo contactar? algún mail?

    saludos!

    ResponderEliminar