Páginas vistas en total

miércoles, 5 de septiembre de 2018

The Octopus : un sacrificio ritual de alianza y muerte


Cuando una banda cumple diez años desde su formación, el evento significaría un motivo de festejo; pero cuando también tiene la oportunidad de publicar su álbum debut, el júbilo es mayor. Esta es la historia de Octopus, un grupo que ha sufrido varias transformaciones durante todo este tiempo hasta el momento de poder ver reflejado su esfuerzo en una grabación multifacética que merece un análisis detenido y mientras sus acordes deleitan a quienes estamos enamorados del rock en sus muy diversas variantes.

Fue durante el año de 2008 en la mítica ciudad de Detroit, Michigan que tras una plática entre Joseph Frezzato (ex-guitarrista de Electric Six) y su amiga Masha Marjieh que se decidieron a conformar una banda. Los recurrentes sueños del músico sobre un submarino que se transformaba en nave espacial bajo una imagen de un gran pulpo de hierro derivado de la constante lectura de un libro escrito por Kenn Thomas y Jim Keith había inspirado la composición de algunos temas con sonidos psicodélicos, por lo que Frezzato invitó a Marjieh a que se uniera al proyecto como vocalista.

Marjieh y Frezzato, por Juan N Only
La primera encarnación de The Octopus tuvo a Adam Cox en los sintetizadores, David Vaughn en la batería y Dale Wilson en el bajo, miembros con los que Frezzato y Marjieh grabaron algunos temas que fueron publicados en forma de demo a través de Dead Sea Records en 2009 bajo el nombre de At her feet. De dicho trabajo se desprendió un video publicado en 2011 del tema "The mercy of bullets" donde se podían ver los referentes del grupo sobre persecuciones contra lo desconocido mientras la banda interpreta su base sonora de hard rock vintage entre criptas abandonadas.

Sin embargo, desde ese momento Octupus comenzó un proceso de cambios de integrantes, provocando que a finales de 2015 se unieran al proyecto el bajista Matt O'Brien y el baterista Todd Glass. Con esta alineación, la banda se metió a los estudios Hamtramck Sound durante agosto de 2016 para que su propio tecladista Adam Cox grabara y mezclara el material que conformaría su álbum debut; producción que fue presentada con el nombre de Supernatural alliance hasta marzo de 2018 a través de la reconocida disquera Rise Above Records.


Supernatural alliance es un disco que logra compilar una diversa cantidad de estilos y sonidos inspirados en los ambientes obscuros creados por la fértil imaginación de H.P Lovecraft y Robert E. Howart en un encuentro entre el terror y la fantasía cósmica. Su fusión sónica del material discográfico hace coincidir el hard rock psicodélico con algunos instantes inspirados en el primer metal para lograr un sombrío panorama que mágicamente se transforma en un paseo por galaxias y nebulosas desconocidas. De esta manera, el grupo transita por lo hecho por bandas clásicas como Deep Purple y Pink Floyd hasta lo hecho por otras bandas de front-woman de tintes sombríos como los australianos Devil Electric, los canadienses Blood Ceremony, los finlandeses Jess and the Ancient Ones o los americanos Ruby the Hatchet.

El álbum arranca de manera explosiva con una bomba de sabor a proto-metal llamada "The center", tema infernal de guitarras insistentes que por momentos nos recuerda a The Oath pero que en su melodía guarda su distancia para crear algo más pop. Los teclados de "Slave and master" construyen a su alrededor un áurea misteriosa muy cercana al hard psych, aunque el Supernatural alliance tiene la capacidad de virar 180 grados para ofrecernos un tenebroso hard rock obscuro como en "The unknow" con su pequeño tufo a los primeros instantes del doom o hasta un hard blues muy a la escuela de Deep Purple como en "Black dynamite". Pero si aun así no fuera lo suficientemente versátil el sonido de Octopus, la banda nos ofrece pasajes alternativos muy infecciosos como en "Strike" o suaves baladas que termina por desgarrarse como en "All the love".

Una tormenta de notas cae desde el cielo entre guitarras ahogadas en wah y sintetizadores galáticoss herederos del krautrock. La armonía finalmente toma el control de la atmósfera sonora para que una voz femenina nos enamore mientras viajamos en una cápsula especial hasta alcanzar la velocidad necesaria para observar a las estrellas a un costado de nosotros. Sin embargo, poco a poco el tema se endurece hasta ofrecernos una obscura imagen de entrega total a los poderes de la noche y la maldad. Con un estribillo francamente adictivo, Octopus nos hace partícipes de un rito maligno al que sólo los elegidos pueden presenciar; algo muy cercano a lo que se observa en la ilustración de Bruce Pennington que sirve de portada. Por momentos la banda nos brinda la posibilidad de lisérgicos y oníricos viajes, pero jamás se permiten que se les vaya de las manos el control, por lo que de manera concreta regresan las líneas rítmicas a la melodía original.


Un viejo televisor sirve de apoyo para una videocasetera de formato VHS, se pulsa el botón de play y la música sale por las bocinas mientras observamos a The Octopus en la pantalla interpretando "Supernatural alliance", tema que le da nombre a su álbum debut. De manera muy lenta nos adentramos a la cinta mientras algunos destellos misteriosos nos hacen comprender que estamos frente a un extraño ritual. Extraños personajes ataviados con pesadas túnicas se pasean frente a nosotros hasta que el torso desnudo de una mujer nos hace comprender que todo esto se trata de un sacrificio al maligno, una ofrenda sagrada que requiere la sangre inocente liberada por el filo del cuchillo, un rito de compromiso hasta la muerte...

Desde la publicación de Supernatural alliance, The Octopus ha tenido la oportunidad de compartir escenarios con Earthless y Here Lies Man, pero se encuentran esperando que el álbum les otorgue los elementos necesarios para el reconocimiento. Publicar un álbum debut tras diez años de formación es un proceso duro que permite la liberación de una idea que por muchos años no ha dejado de rondar, así que ahora está viva dejándose escuchar por todo aquel que busque música fresca y mágica. Dejemos que el material discográfico madure mientras la banda termina de asimilar el parto, momentos necesarios para replantearse y tomar la decisión de un siguiente paso hacia adelante... ahí estaremos nosotros esperando de manera impaciente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario