Páginas vistas en total

jueves, 20 de septiembre de 2018

Huanastone : un obscuro paseo por el vacío del universo


Fue en septiembre de 2017 cuando se publicó el segundo material de la banda sueca Huanastone, un álbum que en su momento recibió excelentes críticas pero al paso de un año ha quedado en el olvido. Siempre es justo regresar a los buenos discos para saber si el transcurrir del tiempo mantiene su calidad más allá del frenesí causado en el momento de su lanzamiento. Aprovechando su primer aniversario, hoy bajamos nuevamente la aguja sobre los surcos del Second stone para analizarlo tras una vuelta al sol.

Huanastone se formó en el 2012 con la intención de cuatro amigos por crear música propia teniendo la pequeña ciudad de Malmö como telón de fondo. El trascurrir del tiempo contrajo algunos cambios en alineación hasta que de manera definitiva desde principios de 2016 todo quedó en manos de Tobias González en voz y guitarra, Filip Larsson en bajo, Carl Lambertus Olofsson en guitarra principal y Victor Hansson en bateria unieron sus esfuerzos para crear un aletargado combo que hace encontrar el stoner cósmico con el heavy psych y uno que otro pincelazo grunge.


Si bien la primera y homónima entrega de banda hecha en abril de 2016 ya delimitaban su estilo sonoro clavado en pesado riffs herederos del hard rock setentero y la estridencia de las distorsiones de finales del siglo XX, Second stone sirvió de manera definitiva como plataforma para establecer aquel estilo obscuro que confiesa la atmósfera de los densos bosques suecos como inspiración. Sin embargo, Huanastone abandonó el refugio de su natal Malmö para viajar hasta Växjö y grabar en una vieja escuela abandonada bajo el resguardo técnico de Wicent Ek su segundo material discográfico.

La banda declara como sus mayores influencias a Black Sabbath, Alice in Chains y Kyuss, pero el resultado final es un sonido lisérgico que se arrastra por el suelo de manera sosegada como si se tratara de un condenado a muerte que camina con un grillete amarrado al tobillo. Durante cuarenta minutos podemos apreciar a un grupo que de manera detenida construye un denso ambiente para dejarnos abandonados en el vacío total.


Second stone tiene los suficientes elementos para convertirse en una obra fundamental dentro del  amplio panorama musical de Escandinavia a pesar de estar conformado por tan sólo cinco tracks, pues cada uno de ellos tiene el espacio suficiente para explorar diferentes terrenos y desarrollarlos sin prisa ni presión. Por ejemplo, "Downtripper" inicia con una melodía obscura cercana a los momentos de conformación del doom hasta que se permite jugar con la psicodelia pesada dentro de un alegre caleidoscopio, pero una vez que la improvisación termina, la banda nos regresa a un abismo sonoro aun más pantanoso que aquel con que inició el track mientra deja que los buitres sobrevuelen nuestra cabeza.

Huanastone bien puede crear densos viajes oníricos donde la mente se pueda perder sin control alguno como en "Metabolt" y así también puede construir pasajes tenebrosos que poco a poco van levantando un infranqueable muro sonoro que termina por ahogarnos en un abismo profundo como en "Reverend". Por si ello fuera poco, la concluyente "Lizard queen" nos deja flotando por diez minutos a falta de gravedad mientras las neuronas se diluyen lentamente hasta que todo explota de manera inevitable.


La primera probada al Second stone fue "Orangino", tema que previamente había sido lanzado como single donde podemos deleitarnos con el sonido vintage del cuarteto mientras sus acordes hirientes nos cortan de manera contundente y sin prisa. Mientras nuestros pies abandonan la seguridad del suelo, poco a poco nos acercamos al manto estelar hasta alcanzar el vacío que, irónicamente, llena al universo. Un riff denso nos toma de la mano para llevarnos de paseo por el espacio sideral entre galaxias olvidadas y luvias de asteroides hasta que literalmente atravesamos un horizonte de sucesos y somos devorados por un agujero negro. Proto-doom, hard psych y stoner en una densa combinación preparada en una cápsula de cinco minutos delirantes...


"Inhala: hemos pasado el tercer satélite como dos piedras danzantes en la noche. Ven aquí, María, vamos a reunirnos en esta velocidad que se siente tan bien. Exhala: ¿puedes ver la luna desvanecida? Disfruta de los sonidos melosos hecho por los perros que aúllan. ¿Puedes ver las ranas transparentes por los estanques secos? Necesito saber qué tan lejos quieres ir dentro del vacío..."

El despegue de un transbordador de la NASA sirve como pantalla ideal para el video promocional de "Orangino", un trabajo visual que es acompañado por las cósmicas líricas del tema y su explosivo sonido que juega con la intensidad y la magia de la interpretación de Huanastone. Satélites abandonados y sondas espaciales se encuentran en el espacio para crear una danza galáctica hasta que, finalmente, el viaje termina y el hombre vuelve a colocar sus pies sobre la tierra firme de su planeta que le sirve de hogar...


Si bien podemos considerar a Huanastone como una banda que se encuentra buscando su nicho dentro de la escena sueca, el cuarteto de Malmö tienen los elementos necesarios para exportar su propuesta sonora más allá de sus fronteras; lo que los ha llevado a presentarse en Dinamarca, Alemania, Croacia y Portugal. Second stone ha sido un álbum que fundamenta al grupo dentro de un concepto concreto de donde puede comenzar su despegue hacia otras constelaciones, pero quizá sea con su próximo material cuando Huanastone pueda colocarse como una de las más interesantes propuestas no sólo de Escandinavia, sino de toda Europa... sólo el tiempo lo dirá.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario