Páginas vistas en total

sábado, 29 de septiembre de 2018

Tempelheks : el embeleso de la dama en la noche sin final


La luna se posa sobre el manto de la noche, poderosa diosa que plasma su brillo sobre el espejo de agua que está oculto al ojo mundano. Algunos elegidos han tenido la oportunidad de visitar el recinto sagrado para formar parte del ritual mágico dedicado a la serpiente divina mientras la sacerdotisa ofrece algún sacrificio virginal y sangriento. Antiguas razas y pueblos olvidados han formado parte de esta misteriosa ceremonia, aquel culto que ha sobrevivido a los siglo gracias al secreto de generación tras generación hasta este obscuro momento que presenciamos ante nuestros ojos...

Las fantásticas y míticas historias que algunas vez formaron parte de la lírica y la imaginación de la banda noruega Tempelheks han vuelto ha servir de inspiración para Martin Horn Sørlie y su banda. Aquel estilo original que buscó alimentar al occult rock y al heavy doom en el maravilloso Serpents, gods and men (reseña-review) sorprendió en el momento de su publicación a todo aquel amante del género, pues lejos de repetir el cliché de la melodía lenta a través de un acorde áspero, Tempelheks construyó ritmos llenos de misticismo gracias a temerarios sonidos y líricas nacidas de la épica fantástica del sword and sourcery creada por Robert E. Howard con sus famosas historias de Conan el bárbaro y Kull de Atlántida.


Por medio de la disquera danesa Cursed Tongue Records, Tempelheks publicó su tercer álbum en agosto de 2018 bajo el críptico nombre de Midnight mirror; material conformado por diez temas repartidos en más de cuarenta minutos que fueron grabados por Espen Andersen, vocalista de Dunbarrow. Lejos de repetir la fórmula obtenida en Serpents, gods and men, la banda de Oslo nos ofrece en este disco una colección multifacética de sonidos herederos del hard rock setentero y sus diversas bifurcaciones alcanzadas en la última década gracias a la fiebre revival por el mágico rock obscuro.

Para esta ocasión, H.S. mantuvo su mancuerna con el guitarrista Sindre Øhman, pero se integraron al cuarteto el bajista Magnus Bjørnstad y el baterista Håkon Bergh logrando con ellos la conformación de una banda sólida que sabe crear una atmósfera misteriosa de guitarras afiladas y líricas alucinantes llenas de referencias a mundos imaginarios de épocas primitivas y ritos ocultos llenos de zozobra e intriga. Sin embargo, lo interesante en Midnight mirror es que Tempelheks se ha nutrido de varios sonidos icónicos dentro de su género para crear un material más directo hasta crear temas hipnóticos que atrapan desde su primer acorde.


Desde que escuchamos el primer remate de batería y el eléctrico riff asesino de "Gates of Python" sabemos que nos encontramos en la antesala de un álbum lleno de rock enigmático del que será imposible desprender hasta su conclusión. La peculiar voz de H.S. logra que temas como "The witch and her men" o "Phantom messiah" se escuchen épicas bajo aquel halo doom de su estilo sonoro que los ha distinguido junto con sus instantes orientales que dislocan a cualquiera. Sin olvidar su eterna referencia sónica a los ya míticos Uncle Acid & the deadbeats como se escucha de manera clara en "Slither did my queen", Tempelheks juega en su este disco con nuevas tonalidades para crear temas cercanos al primer a Duel con el sonido frenético de "Prey" o hasta Danzig como en "Holy serpent" a pesar de sus cambios rítmicos que nos arrastran a un aquelarre primitivo digno para despertar las  olvidadas fuerzas malignas de alguna deidad antigua.

Sin embargo, Midnight mirror tiene la capacidad de transportamos hasta otros parajes gracias a dos extraños cortes clavados en la más vieja tradición del folk progresivo inglés. De manera tímida, poco a poco se dejan oír por las bocinas los instrumentos acústicos que le dan vida a "Tigress", una tonada de sabores medievales que inmediatamente nos emite a lo más místico de Jethro Tull o Fairport Convention. La segunda dosis acústica la obtenemos por medio de "They hide", una oda agridulce nacida directamente de los momentos más íntimos del Emerson, Lake and Palmer como "Lucky man" o "The sage". Ambos tracks logran romper con la mística eléctrica del material discográfico para crear una áurea natural, quizá añeja, pero francamente deliciosa.


Quizá sea difícil escoger una joya dentro de este hermoso tesoro que es Midnight mirror, pero el tema que logra atrapar la atención de manera inmediata es "Harem ritual". Su cadencia es venenosa hasta el embeleso, su línea melódica es hipnótica hasta el olvido, su solo de guitarra es mágico hasta el esplendor cósmico y su fuerza interpretativa es arrebatadora hasta la muerte. Es inevitable no pensar en aquellos primeros momentos del Uncle Acid & the deadbeats, aunque la grave voz de H.S. nos regresa a los obscuros bosques noruegos por medio de la densidad con lo que ahoga todo a su alrededor como si de una pesada neblina se tratara. Por medio de una plegaria dedicada a la mujer de la noche sin final, escuchamos una mórbida lírica sobre una ceremonia que detiene el tiempo con la intención de abrir una puerta hacia terribles mundos mientras hermosas mujeres desnudas bailan frente al fuego ritual y esperan la aparición del maligno...


Sin temor a la equivocación, Midnight mirror tiene todos los elementos para convertirse en un clásico del occult rock y el heavy doom, pues más allá de tomar como punto de partida sus características fundamentales, se anima a saltar al precipicio en búsqueda de atmósferas sombrías que ninguna otra banda se ha animado a emplear. Misticismo y fuerza se unen para crear un disco impresionante que no se encapsula en un sonido monótono, sino que tiene el suficiente espacio para sobrevolar terrenos lúgubres donde las posibilidades sonoras provocan diversas sensaciones que retan al escucha. La ansiedad se despierta por querer saber cómo se escuchará esta pequeña maravilla sobre los escenarios, pero gracias Tempelheks por crear un álbum tan adictivo que es imposible dejar de escuchar una y otra vez, pero que al mismo tiempo, te permite sorprenderte a cada vuelta...




No hay comentarios:

Publicar un comentario