Páginas vistas en total

martes, 21 de enero de 2020

Pink Cigs : alcohol y rock sucio sobre Inglaterra


En una época llena de revival, tributos y recuperación de viejos estilos, el hard rock ha virado a sus orígenes con la intención de encontrar la frescura y energía perdidas con el paso de los años y la mezcla de géneros. Sin embargo, muchas bandas han dado un paso más allá de la simple tendencia vintage y se han decido a construir un sonido propio sin perder aquel encanto cuando el rock se endureció a principio de los años setentas con la intención de reflejar intensidad, inconformidad o hasta rabia. Obviamente será necesario rescatar de entre la paja a los grupos que realmente valen la pena haciendo a un lado las modas y las tendencias pasajeras.

Una de esas agrupaciones que requieren ser reconocidas para disfrutar de su estilo desenfadado y directo es Pink Cigs, banda originaria de Sheffield, Inglaterra basada en un ejército de riffs incendiarios y ásperos que todo el tiempo mantienen la intensidad para obligarnos a llevar el ritmo de principio a fin mientras disfrutamos de una buena bebida alcohólica. Más allá de etiquetas, este cuarteto británico nos ofrece un rock n´roll crudo y rasposo de melodías insistentes que no van más allá de los tres minutos y medio.


Si bien Pink Cigs había lanzado su primer zarpazo por medio de un EP llamado Vol. 1 en diciembre de 2018, la banda logró llamar la atención de los amantes del rock distorsionado y sin contemplaciones por medio de su single Dirty trick publicado en julio de 2019; tema venenoso que se distinguía por su figura desgarradora construida a partir de la potencia del fuzz y notas afiladas que logran quebrar las bocinas sin mayor mediación. Tras la buena recepción del track gracias a su certera armonía llena de energía pura que recupera el hard rock crudo, la banda tuvo los elementos suficientes para meterse a grabar de manera formal.

Durante el mes de noviembre de 2019, Cris Law y James Fidler en las guitarras, Ben Babinski en el bajo y Kyle Hall en la batería entraron al 1in12 Studio con el soporte técnico de Bri Doom para registrar su álbum debut titulado de manera homónima que sería publicado en enero de 2020. Recuperando "Night stalker" de aquel EP y obviamente el single "Dirty trick", Pink Cigs se tomó la libertad de volverlas a trabajar en el estudio para darles otro toque gracias a la experiencia y el uso de equipo profesional de grabación; sumando de la misma manera otras melodías que ya conformaban parte de su repertorio.


Si bien la portada realizada por Dan Diaz que nos muestra una valiente dama con el pecho desnudo mientras sostiene una amenazante espada logra atrapar la mirada de manera inmediata, cuando escuchamos el riff con el que inicia la inaugural "Noose" sabemos que estamos frente a un potente material que no pueda pasar desapercibido. Aún así es necesario deja pasar el resto de los directos track para descubrir su esencia más allá de un estilo por demás definido que podría encapsular al trabajo bajo una sola perspectiva sin posibilidad de despegue o alguna sorpresa escondida entre los diez temas que lo conforman.

Efectivamente, no esperemos que Pink Cigs sea un álbum mutifacético. Al contrario, el disco es una colección de salvajes temas inspirados en el viejo y clásico hard rock y en el primer punk setentero que se distingue por riffs adictivos en cada track y su energía constante que bien podría convivir por momentos con lo que hace Admiral Sir Cloudsley Shovell o quizá los primeros instantes de Red Fang.  "Low blow" azota con sus figuras el espacio sonoro que nos rodea, "Lazy lover" rompe con todo lo que encuentra a su paso, "Devils grip" nos hace escuchar la parte más heavy de la banda con sus acordes entrecortados y "Black widow" nos sube a un V8 que no sabe poner freno a su acelerada carrera. Aun así podemos escuchar temas más concretos como "Leecher"creada con furia incontrolable, "Whiskey woman" con manejo de silencios bien manejados a pesar de la lluvia distorsionada, o "Shiver" con ese antojo a cerveza corriendo en los eternos pubs.y su cambio de ritmo que provoca la agitación completa como si se tratara de un orgasmo.


Con la intención de que ustedes tenga una idea aproximada de lo que se podrán encontrar en el álbum debut del cuarteto británico, Pink Cigs presentó el video de "Dirty trick", un trabajo visual psicodélico realizado por Matthew Tully conforme a la grabación original del tema cuando fue lanzado como single. Más allá de lo que se muestra en este link, el tema que fue nuevamente registrado en noviembre de 2019 para el álbum debut evita que la distorsión de los instrumentos se escuche saturado en las bocinas, logrando que todo quede integrado como su se tratara de una cápsula sonora concreta y bien definida que tienen la intensión de hacernos distinguir sus elementos distintivos sin que por ello se pierda su poder explosivo y el dinamismo de sus figuras que suben y bajan sobre las cuerdas sin piedad.


Sin lugar a dudas, Pink Cigs es una banda para pasar un buen rato mientras sus ritmos venenoso se filtran por las venas junto con el correr del alcohol. La palabra precisa para describir su propuesta es intensidad, pero quizá el valor agregado para el cuarteto de Sheffield es la honestidad con la que realizan su trabajo sonoro sin posturas ni falsas expectativas. Es cierto que su debut no va más allá de un puñado de rolas aceleradas que te harán mover la cabeza durante toda una noche de cervezas en algún bar, pero realmente vale la pena recuperar a este tipo de bandas que buscan hacer rock n' roll sincero y directo que provocan diversión a través de acordes venenosos e imaginación en sus certeras melodías...


No hay comentarios:

Publicar un comentario