Páginas vistas en total

miércoles, 15 de enero de 2020

Denizen : el ruido arenoso de Montpellier


Cuando una banda ha logrado consolidar su estilo propio pero sufre la salida de uno de sus pilares, la incertidumbre se posa sobre su panorama sonoro. La banda francesa de heavy stoner rock Denizen vivió dicho trance, pero los cambios sirvieron para definir los objetivos de la agrupación y finalmente consolidar su sonido. Los resultados los podemos disfrutar en su High winds preacher, álbum publicado en los últimos días de noviembre de 2019 a través de Argonauta Records.

Por las letras de Earthquaker ya habíamos pasado revista a esta agrupación originaria de Montpellier cuando analizamos su ruidoso Troubled waters editado en abril de 2015 (reseña-review). En aquella redacción mencionábamos la salida del guitarrista Ludovic Barbeiro y la llegada de Yann Chinette, lo que significaba una reconstrucción forzosa del ruido en el seno de Denizen. Una primera prueba de los cambios se pudieron escuchar en el EP de octubre de 2017 Songs from the kraken, pero todo a quedado definido en su última producción, la cual fue grabada por Colin Trogée (bajista del grupo) durante el verano de 2018 y masterizado por Kent Stump, guitarrista y vocalista de Wo Fat.


Como siempre ha sido un elemento distintivo en los álbumes de Denizen, nos enfrentamos en un primer momento con el arte del material creado por el ilustrador Brice Cossu, quien en esta ocasión nos ofrece una bella estampa desértica donde un poderoso V8 se coloca sobre el borde de un abismo mientras su flamante conductor recibe todo el poder y la energía de aquel impresionante lugar.

En la parte musical, High winds preacher es un recetario de lo que ha sido el stoner como género durante su existencia, ya sea desde su vertiente arenosa surgida en la California de finales del siglo pasado hasta su reconstrucción con la intensidad de la costa este norteamericana y su re-afirmación con su encuentro con el metal, el hard psych y el doom durante la última década. Con esta descripción, lo que podemos esperar del último disco del cuarteto francés es una colección de temas ásperos construidos bajos distintas perspectivas que no pierden su coherencia sonora.


Cuando escuchamos "The beast" nos queda claramente entendidas las intenciones de Denizen gracias esa melodía hipnótica y rasposa que nos arrastra poco a poco a la desolación del desierto hasta que todo se torna ilusorio y pesado. Sin embargo los franceses tienen bien amarrado su estilo como queda demostrado en la rabiosa "Chasing the guru", en la acelerada "White flaimingo" y en la potente "Mandrake is everywhere", aunque si buscáramos una diferencia entre el Troubled waters y el High winds preacher estaríamos obligados a decir que la nueva entrega está orientada a bajar las revoluciones para construir melodías aletargadas llenas de distorsión y misterio como se escucha en "Among the trees", en la escandalosa "Deaf  taint" o en la envolvente "Ears wide opened".

High winds preacher cierra de manera violenta con la fugaz "Punch out" y su malintencionada figura que busca ser el punto de fuga y explosión del disco, pero la poderosa "Tomahawk" nos toma de la mano para ofrecernos un track rabioso que nos golpea sin piedad a través de lineas melódicas insistentes que se suceden una tras otras mientras la áspera voz de Fabien Aletto escupe palabras hasta que todo cae finalmente en un obscuro abismo lleno de zozobra que es iluminado por un solo de guitarra ahogado en wah y la fuerza de las percusiones avasalladoras a cargo de Andreas Goumy.


Mientras escuchamos un diálogo entre Richard Harrison y Baron de la clásica película de 1985 Ninja Terminator,  los salvajes y ásperos acordes de "Shadow dancer" explotan en las bocinas para dar la bienvenida al High winds preacher. Sin embargo, tras el meteórico arranque, el track se transforma en un melodía limpia que roza por momentos con un funk rock y que brinda tan sólo un ligero soporte para un canto rabioso sin freno. Gracias a estos sonidos, el primer sencillo de último disco de Denizen se permite ofrecer un solo de guitarra ahogado en wah mientras agitamos la cabeza con su ritmo desenfrenado e infeccioso que nos obliga a conocer el resto del álbum.


High winds preacher es sin lugar a dudas un álbum arenoso que se permite recrear diversos paisajes sonoros por medio de las diferentes intensidades desarrolladas en el mismo. Si uno tiene la capacidad de enfrentarse contra constantes los zumbidos de guitarras distorsionadas, el último disco presentado por el cuarteto de Montpellier se convertirá en uno de los obligados para su revisión. Mágico e hipnótico, este material discográfico regresa a Denizen bajo los reflectores de las mejores bandas stoner de Europa gracias a la frescura inyectada al clásico rock desértico del siglo pasado. ¿Ustedes qué opinan?



No hay comentarios:

Publicar un comentario