Páginas vistas en total

lunes, 13 de enero de 2020

Marijannah : los ruidosos chupasangre de Singapur


Desde hace unos meses hemos tenido la oportunidad de escuchar las propuestas sonoras de diversas bandas del sudeste asiático, algo que hubiera sido impensable hace poco tiempo. Ahora tenemos el privilegio de escuchar a un grupo de la insular Singapur, un cuarteto rabioso que se aferra al metal bajo la estética escandalosa y distorsionada del stoner y el doom para crear una colección de temas bien definidos pero difíciles de asimilar en una sola escucha. Conozcan a Marijannah...

 Conformados en 2016, el cuarteto asiático se ha dedicado a hacer ruido en su país natal bajo una marcada línea lírica que habla sobre ocultismo inspirado en las clásicas películas de horror y suspenso que al mismo tiempo son revestidas con densas capas de sonido áspero que por momentos se puede tornar lisérgico y onírico. Tras la publicación de su debut titulado Till Marijannah en febrero de 2018 con el que se ganó el reconocimiento de toda la zona asiática como una ácida potencia sonora de escucha obligatoria, la banda firmó con la reconocida disquera Cursed Tongue Records para la edición de su continuación.


Una vez firmado este apoyo discográfico, Marijannah se dedicó a trabajar en la grabación de un material con mayor madurez que su predecesor que poco a poco fue mostrado a la luz publica hasta que el 6 de diciembre fue publicado en su totalidad. Bajo el nombre de Istanah encontramos a una bestia furiosa de seis cabezas que retoza salvaje en una poza de brea, un abismo obscuro y pegajoso del que será imposible escapar.

Los artífices de este demonio incontrolables son Rasyid Juraimi y Nicholas "Skinny" Ng en las sucias guitarras, Muhd Azri en el sísmico bajo y Nicholas Wong en las estruendosas percusiones; cuatro jóvenes inspirados en el stoner más asqueroso y el doom lisérgico con la intensión de construir melodías viscosas y pesadas que poco a poco logren fluir por nuestros tímpanos para destrozarlos tras adueñarse de las neuronas enamoradas con sus líneas fuertes e infecciosas.


Si bien nos podemos encontrar con líneas melódicas llenas de intensidad y toxicidad imposible de abandonar como en "Spiderwalk with me" con aquel ritmo satánico y tribal que hace mover el cuerpo hasta provocar un influjo hipnótico que se ve reflejado con el cambio radical que torna hacia lo misterioso, Istanah puede ofrecernos cosas directas llenas de zozobra como "Full moon" con su serie de acordes concretos que sólo buscan hacernos entender que las criaturas de la noche se han hecho dueñas de la atmósfera sonora.

Aunque la banda de Singapur busca establecer un estilo propio, de manera clara se pueden identificar sus influencias como  en "Shapeless" y su innegable referencia al doom lisérgico de Electric Wizard, aunque al mismo tiempo se logran detectar algún tufo a Sleep, Goatsnake o hasta Acid King. Por ejemplo, "Pluto" esta construida a través de un riff heredero del Black Sabbath más clásico, aunque la estética acústica está basada en el estilo creado por Monolord más allá de su historia de obvia referencia planetaria.

Marijanah calentó los ánimos de los amantes de los sonidos pesados y distorsionados a través del lanzamento de dos singles previos a la publicación de su Istanah. En un primer momento se liberó "Bloodsucker" con su indudable stoner metal lleno de posibilidades armónicas, para que en un momento posterior se presentara "1966", un track de acordes sostenidos y armonía concisa que acompañan a una plegaria amorosa que poco a poco se transforma en un aquelarre que obliga a llevar el ritmo con el cuerpo.

Recorro las alas de la noche en busca de mi novia
400 años de mi espera pasan de mi largo
Todo lo que llevé a mi tumba, los poderes del tiempo
expiar la vida y el amor que dejé atrás
dejando atrás otra vida.

Sigue las nubes mientras se separan sobre los cielos carmesí
Océanos de tiempo he cruzado, alineando décadas
Cuando mis dientes se hundan en tu cuello te quedarás
Quienes se oponen perderán su cabeza, tú serás mía,
tú fuiste mía en otra vida.

Cuando el sol muere yo regreso a la vida.
Acercándose al amanecer de la tierra.
Mi deseo por sangre no eliminará esta maldición.
Acercándose al amanecer de la tierra.
Moriré con mi maldición.

Quizá el tema más interesante del Istanah es precisamente "Bloodsucker", track inspirado en el clásico de Bram Stoker. Una guitarra afilada marca las primeras líneas para clavar su aguijón, pero a los pocos segundos todo se convierte en una sonora tormenta que levanta un muro de sonido inquebrantable. Mientras en su video promocional observamos imágenes de la clásica película Grave of the vampire de John Hayes, escuchamos una melodía ruidosa que poco a poco nos embelesa con su irónica métrica suave. Hacia su parte media, un bajo ahogado en fuzz rompe con todo para ofrecernos un tétrico conjunto de notas lleno de obscuridad y ritmo tribal que logra erizar la piel hasta obligarnos a ofrecer nuestra sangre a los seres malignos que nos rodean en la densa noche.


Tratar de valorar un buen material de stoner metal y sus derivados en la actualidad puede resultar en una empresa llena de riesgos y con una amplia posibilidad de extravío, sin embargo el Istanah tiene los elementos suficientes para ser celebrado gracias a la gran imaginación para escribir sobre las temáticas por todos abordadas y a la capacidad de ofrecer ese ligero toque tóxico a cada una de sus melodías para que se transformen en adictivas odas llenas de aspereza y acidez. Las cartas están sobre la mesa, así que dejemos nuestra atención sobre el trabajo de Marijannah y todo lo que está ocurriendo en el sudeste asiático... 


No hay comentarios:

Publicar un comentario