Páginas vistas en total

lunes, 30 de diciembre de 2019

Nocturnalia : cuando el invierno toca a tu puerta


Erase una vez una banda sueca que se llamaba Nocturnal, la cual fue conocida en el mundo del hard rock subterráneo gracias a una pequeña joya sonora que se llamó "Until the morning light"; tema que dio pie a la construcción del álbum debut del grupo en mayo de 2013 (reseña-review). Sin embargo, el tiempo transcurrió hasta que fue modificando la propuesta acústica de la agrupación para transformar aquel rock vintage de líricas lúgubres hacia otro senderos llenos de zozobra por medio de otros géneros más crudos; provocando de esta manera que su nombre mutara al de Nocturnalia.

Above below within de marzo de 2015 nos mostró cuáles eran las nuevas intenciones sonoras de la banda, la cual había tenido varios cambios de alineación que provocaron una mayor intensidad en el concepto sin perder aquel sabor retro que les conocimos en su principio. Tras el lanzamiento de este álbum, cada uno de los integrantes se dedicó a otros proyectos: el baterista Dennis Skoglund se dedicó a Night, el guitarrista Linus Lundgren se integró a Year of the Goat y el vocalista Linus Ekermo se convirtió en bajista de Oblivious. Pero lejos de significar el final de la banda, el tiempo transcurrido ayudó para que Nocturnalia se replanteara su estilo y compusiera una obra íntegra conforme a las grandes capacidades compositivas ya demostradas previamente... ¡¡y aquí está el resultado!!


En noviembre de 2019 fue presentado III:Winter, álbum publicado por The Sing Records que fue grabado en octubre de 2018 en los estudios The End. A partir de las bases rítmicas de Martin Blomberg en el bajo y Kalle Elfvin, Nocturnalia nos regala nuevamente una colección de temas adictivos que hacen coincidir el misterio que resguarda la obscuridad con aquel velo melancólico que trae consigo el eterno invierno de Escandinavia. Por lo anterior, no es de extrañarnos que las líricas que versan en cada uno de sus ocho tracks nos hablen sobre las dificultades del tan severo clima, la escasez de alimentos, la falta de luz solar y la lucha extrema por la sobrevivencia.

El misticismo que ha construido la banda sueca para dotar de identidad a su III:Winter se respira de manera inmediata en la inaugural "The calling", tema que simula un intento fallido por escapar de las inclemencias del tiempo mientras la nieve cae sin piedad hasta acumularse por los caminos para evitar cualquier escapatoria. Llevando a un nivel aun más gélido, Nocturnalia nos regala la cuasi-medieval "Come alive", una canción basada en una línea de guitarra acústica que logra remitirnos al abandono que sufren los territorios azotados por el frío que poco a poco sube de intensidad hasta congelar nuestra alma con su perspicaz melodía de voces fantasmales.


Si buscamos los temas con mayor derroche de hard rock lo podemos encontrar en "Forsaken" y su ritmo que semeja a un corcel cabalgando a la mayor velocidad posible sobre los nevados campos de la Europa congelada. De manera continua nos enfrentamos a "Beyond the white", una canción salvaje que impacta por las figuras desconcertantes de su guitarra que realmente logran crear un halo sombrío imposible de eliminar; aunque es necesario resaltar sus arreglos de piano que indudablemente cierran aquel círculo de zozobra necesario en el tema.

Uno de los tracks más interesantes del III:Winter es "By nature", canción que sorprende por su figura inicial construida a partir de una guitarra penetrante y una línea melódica entrecortada que es aprovechada al máximo por Linus Ekermo bajo un cierto sabor lejano al Sting de sus primeras épocas con The Police. Por si fuera poco, Nocturnalia busca que su tercer álbum ronde por diversas sensaciones dentro de los gélidos climas que los han inspirados sin perder aquel toque de obscuridad, algo que queda definitivamente claro en la proto-doom "Winter hyms" con su aletargada y doliente melodía; además de la nebulosa "The son" con aquel tiempo de marcha fúnebre que poco a poco nos arrastra en océanos helados de acordes interminables que provocan nuestro irremediable extravío.


Sin lugar a dudas Nocturnalia no ha abandonado aquel tufo a rock vintage que en algún momento se convirtió en su característica principal, y el primer single del III:Winter es prueba de ello. "Spell of the night" nos golpea de manera directa con aquel acorde resbalado fuera de tono de sus guitarras, algo que de manera inmediata despierta la atención y nos atrapa; pero una vez que escuchamos la línea melódica en las voces de Linus Ekermo mientras los instrumentos suben y bajan de intensidad para construir una tensión perfecta, sabemos que estamos frente a un track sencillo ideal. Por si fuera poco, "Spell of the night" tiene un trabajo visual realizado por Hugo Kalm que nos muestra  a la banda bajo una estética blanco y negro que calza de forma exacta con la esencia del tema entre misticismo y obscuridad mientras disfrutamos de la magia de sus solos de guitarra.

En palabras de la propia banda, "Spell of the night" está inspirada en el Bäckahästen, una criatura que según las leyendas nórdicas se resguarda en las corrientes de agua helada. Este espíritu toma la forma de un bello caballo que atrae a los niños para hacerlos caer en las frías corrientes y provocarles una muerte segura.


Ha valido la espera y  III:Winter es un hermoso regalo a nuestra paciencia. Nocturnalia está de regreso y hace obligatoria la escucha detenida y atenta de su tercer álbum. Es imposible no detectar algunos ingredientes sonoros retomados de gente tan variada como Rainbow y Black Widow, además de las referencias obligadas en el hard rock sueco como lo son Graveyard y Witchcraft; pero lo hecho por Nocturnalia va un paso más allá al dotar de sentido temático a dichos sonidos mientras las adictivas líneas melódicas se aferran a nuestra memoria sin soltarla. Dejemos que sus gélidas notas ingresen a nuestro hogar por las bocinas mientras el frío nos cala hasta los huesos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario