Páginas vistas en total

miércoles, 18 de diciembre de 2019

Black Road : obscuridad, magia y humo lisérgico


El mundo del música exige constancia y esfuerzo, elementos ambos que no todos poseen. Aun si ello fuera poco, dentro de la escena del hard rock obscuro la dedicación debe mantenerse con tenacidad ante la inmensidad de opciones que todos los días publican parte de su material. Black Road es una de usa de esas bandas del proto-doom que han ido construyendo su camino poco a poco desde 2015 en base a una red de contactos y amistades en redes sociales con las cuales ha compartido su arduo trabajo hasta lograr la edición de su álbum debut. Finalmente, aquí está Witch of the future...

Cuando escribimos sobre "Bloody Mary", el primer single de la banda originaria de Chicago presentado en marzo de 2017 (reseña-review), sabíamos que estábamos frente a un grupo que tenía en las manos toda la maldad y la magia suficiente para hacer grandes cosas. No todo quedaba reducido a la imagen de su sensual bruja rubia Suzi Uzi en las vocales, Black Road tiene en su soporte instrumental los elementos fundamentales para crear una colección de temas hipnóticos y adictivos dignos de su género sonoro. Los desgarradores riffs de guitarra de Tim Morano, la grave profundidad de las líneas de bajo de Casey Papp y la precisión en las percusiones de Robert Gonzales logran construir a su alrededor la atmósfera perfecta para que la impactante dama nos ofrezza sus aterradoras historias inspiradas en la obscuridad y la maldad de lo desconocido.


Witch of the future fue publicado en día de Halloween del año 2019, tras tres años de mantener una misma alineación y publicar de manera constante una serie de sencillos que fueron mostrando el camino que habría de recorrer la agrupación norteamericana. Aunque su propuesta nace directamente del proto-doom setentero, al ir recorreindo cada uno de los rincones de su debut podemos detectar algunos elementos de la psicodelia pesada, el metal y el stoner, géneros todos que han encontrado en la segunda mitad del siglo XXI un nicho específico de seguidores y críticos.

Como una forma de demostrar que Black Road es más que una imagen sobre el escenario, su álbum debut comienza con una impresionante introducción instrumental llamada "Purgatory" que sabe bien transformar la zozobra en intensidad a través de una soberbia muestra de la capacidad de Tim Morano sobre las seis cuerdas.  Una vez mostradas las aptitudes sonoras, el cuarteto de Chicago nos asesta un certero golpe sobre las neuronas con la tóxica "Radiation" y su distorsionado arranque que tras algunos segundos torna hacia una lisérgica figura de tiempo aletargado. Mientras escuchamos una lírica sobre un extraño poder que crece al interior de la hermosa bruja, el track toma su sendero hasta lograr atraparnos con su cascada melódica de notas en su punto más álgido.


Al conocer los antecedentes sonoros de Black Road y luego de escuchar el inicio de su Witch of the future, uno podría esperar que el tema que le da nombre al álbum fuera otra granada llena de doom pesado, sin embargo la sorpresa se destapa cuando escuchamos en dicho track una onírica melodía que nos hechiza bajo un ligero tufo de tenue blues psicodélico. Aun así, la banda no soporta la tentación de regresar a lo que saben hacer y de nuevo escuchamos una serie de acordes densos y distorsionados llenos de maldad que lograr desgarrar el alma a través de una mística historia sobre una dama dedicada a la adivinación y a mostrar la fortuna próxima.

Llegados a este punto del disco, tenemos más de quince minutos divididos entre dos imponentes temas y una introducción mágica. Para romper dicha sensación de letargo y perdición, Black Road nos presentan dos tracks certeros de menor duración e intensidad explosiva. Primero escuchamos los poderosos acordes de "Torches" como si se trataran de los pasos de un monstruo colosal y luego tenemos una canción que al inicio de año fue presentada como single. "Blood on the blade"  y su riff lisérgico y concreto es recuperado en el disco con toda la intensión de atrapar la atención y despertar el deseo de seguir escuchando que nuevas cosas nos puede ofrecer el grupo bajo su mística áurea.


El disco cierra con la etérea "End of man", una melodía basada en la magia de la guitarra que se mezcla con las oníricas voces de Suzi Uzi en un denso idilio que de manera lenta nos va sumergiendo en las profundidades de la noche. Por si fuera poco, en la versión digital del álbum encontramos un bonus track titulado "Lament", una pequeña oda construida a través de un melancólico piano que logra recrear a su alrededor una desazogada sensación de vacío y deseo por escuchar algo más.


Para continuar con la promoción del Witch of the future, Black Road lanzó hace unos días un trabajo visual para "Hash king", el track más lisérgico del álbum creado a partir de un riff lento y viscoso heredero del más clásico Black Sabbath. Un humo psicotrópico se filtra por las bocinas entre acordes desgarradores y un canto de sirena que nos relata sobre algunas imágenes caleidoscópicas mientras la hierba seca y quemada corre por el tunel de la pipa con la intensión de encontrar una solución. Siete minutos y quince segundos de música tóxica y psicoactiva que fluye de manera lenta entre múltiples colores y sonidos pantanosos que nacen a partir de nuestros demonios internos.


Witch of the future es un álbum bien logrado no sólo por el poder interpretativo de la banda y su capacidad para llevarnos de la magia onírica a la desazón del ruido y la distorsión, sino también por el gran trabajo de producción técnica que existe en él gracias a la grabación realizada por John Becker y Alec Haley en los estudios Roosterbat, además de la siempre poderosa masterización de Tony Reed, guitarrista de Mos Generator. El doom lisérgico de Black Road mostrado en su álbum debut logra caminar por distintos senderos, obteniendo así la capacidad de mutación necesaria para que una banda no se atasque dentro de su brea obscura sin posibilidad de escape. Sin lugar a dudas, el cuarteto de Chicago ha logrado crear un hermoso y obscuro material, pero ahora será momento de encaminar sus pasos al siguiente nivel...


No hay comentarios:

Publicar un comentario