Páginas vistas en total

viernes, 8 de febrero de 2019

The Lunar Effect : el sonido que se esconde tras el misterio


"Y de improviso se levantó la luna a través 
de la fina niebla espectral y su color era carmesí (...)
Cuando la luna brilló con un rojo más intenso
y al volverme y mirar otra vez hacia la roca
vi los caracteres que decían desolación"
(Silencio, Edgar Allan Poe,1832)  


Cuando Black Sabbath pisó de manera temeraria los desconocidos terrenos del misterio y la zozobra a través de su fuerza e intensidad, sin proponerlo creó un estilo único que con el tiempo se convirtió en todo un género. Aquella mezcla entre un aletargado blues eléctrico con la aspereza de la psicodelia más densa terminó por cuajar un sonido desgarrador con pies de plomo. Desde entonces han existido demasiados imitadores, pero hay muy pocas bandas que han entendido el sentido de dicha coincidencia sonora con la intención de cruzar el umbral de lo desconocido.

En los últimos días de enero de 2019 fue publicado el Calm before the calm a través de la disquera Kozmik Artifactz , el más reciente material de The Lunar Effect; una banda de origen inglés sobre la cual se ciñe una poderosa obscuridad que le sirve de ambientación perfecta para crear una colección de melodías intrigantes construidas a partir del concepto sonoro sabbathico, pero que finalmente recrea un sabor propio difícil de superar.


Ya desde su debut Stange lands de mayo 2016 se podía detectar la capacidad interpretativa de The Lunar Effect sobre composiciones enigmáticas, pero en dicho material los sonidos quedaban varados bajo un halo de psicodelia pesada que no terminaba por dar el siguiente paso. Sin embargo, la maduración ha alcanzado a la banda originaria de Londres para ofrecernos hoy un álbum que de manera inmediata se ha convertido en referencias obligatoria en cuanto hard rock vintage se refiere.

Es inevitable no pensar en otras bandas revival que se han refugiado en los sonidos de antaño para crear una nueva oleada de hard psych durante los últimos quince años, desde Wolfmother hasta Uncle Acid & the deadbeats pasando por Orchid y Rival Sons; pero lo alcanzado por The Lunar Effect por su último disco es digno de resaltar. Una guitarra afilada en manos de Jon Jefford rompe el ritmo marcado en la batería por su hermano Daniel y las armonías pantanosas de Brett Halsey mientras una voz potente y desgarradora que cruza el plano para arrastrarnos hasta abismos inexplorados.


Más allá de lo que podríamos esperar tras estas líneas previas, Calm before the calm es un álbum multifacético, pues bien te puede recetar un hard blues místico de proporciones cósmicas con algunos instantes stoner como en "Daughter of Mara" como también un hard psych basado en un fuzz destructivo como en "Stare at the sun". Sin embargo, la base fundamental del disco está en aquel rock obscuro que dio origen al doom en los primeros años de años setentas, algo que queda claramente establecido en "Call it in" y en "Deep blue sky" con sus tétricas figuras de reptante paso bajo la más clásica escuela sabbathica.

El blues acidificado de "Weaver" bien nos puede servir de un respiro ante las múltiples posibilidades sonoras con su ambivalente guitarra de suaves figuras que a la menor provocación se desintegra a cada acorde, pero aún así el Calm before the calm tiene  más elementos para sorprendernos. Por un momento tenemos el venenoso riff de "Filterdog" que nos regresa irremediablemente al instante cuando el rock se hizo áspero, pero también podemos escuchar la recuperación de la primera psicodelia por medio del tema que le da nombre al álbum gracias a sus sonidos acústicos, teclados enigmáticos y diálogos insertados. 


Para tener una ligera idea de lo que nos podemos encontrar en el Calm before the calm, The Lunar Effect lanzó como primer corte promocional la inaugural "Woman", un hard blues hiriente que ejemplifica el punto de encuentro entre la psicodelia más densa y el pesado proto-doom con sus misteriosas visiones. Para acompañar el lanzamiento del single, la banda presentó un video del tema creado a partir de un multicolor y lisérgico caleidoscopio basado en imágenes del cuarteto inglés y el striptise de una hermosa mujer que nos muestra sus múltiples tatuajes sobre la piel.


A pesar de que el hard rock vintage se había convertido en la referencia obligatoria de la gran oferta sonora durante la última década, los sonidos inspirados en aquel ácido pasado comenzaba a declinar para acercarse hacia otros estilos mucho más distorsionados. The Lunar Effect ha regresado al punto de origen para crear un maravilloso álbum con amplio espectro y gran capacidad interpretativa que despierta el interés por escucharlo sobre los escenarios. La enigmática mujer sobre el omnipresente jo que nos observa desde la portada del Calm before the calm nos obliga a poner atención sobre él, pero una vez que la aguja posa sobre sus surcos, el veneno surte efecto y la infección en inevitable. La advertencia está hecha: este disco dará mucho que hablar por mucho tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario