Páginas vistas en total

lunes, 15 de junio de 2020

The Dark Silence of Death : el retorno desde la decadencia



"La música es hoy, en muchos aspectos, 
anuncio lancinante de la muerte"
Jacques Attali, Ruidos, 1977

Los umbrales de la muerte se han abierto nuevamente para permitir la salida de una de sus criaturas más salvajes, una sombra llena de maldad y coraje que en su interior se respira podredumbre y enfermedad.  El eterno vacío muestra su rostro siniestro mientras presenciamos el comienzo del final. Demonios y espíritus del mal resguardan su terrible presencia mientras la sangre se agolpa en aquellos que se aferran a los últimos instantes de vida, pero la realidad les muestra el cierre de un ciclo fatídico sin remedio ni salvación. Ruidos y gemidos emitidos desde el más allá traspasan los límites para hacerse escuchar con toda su fuerza y atormentado lamento. Ha llegado el momento...

Tras el lanzamiento de su debut en marzo de 2019 (reseña-review), The Dark Silence of Death ha trabajado en nuevas composiciones que terminaran por definir su desgarrador estilo, algo que ha terminado transformándose en The unliving, el segundo material de la banda regiomontana publicado en junio de 2020. Bajo una escucha detenida de sus ocho tracks podemos detectar el sabor a tierra podrida que ha resguardado cuerpos en descomposición y que ahora exigen su regreso a este plano de la realidad, pero es necesario resguardar las palabras para que cada frase tenebrosa y cada acorde afilado puedan ser degustados como es debido.


El cambio de residencia de Guillermo Uribe a San Francisco, provocó cambios en la alineación que compuso el primer álbum de la banda, logrando así la llegada de Miguel "Vader" Paz en el bajo y Juan Carlos Delgado en las baterías. De manera obvia, la nueva formación llevó al sonido del grupo hacia nuevos senderos sin perder aquel sello distintivo obtenido por las guitarras agresivas herederas del primer doom en manos de Jesús Osuna "Viejo Macabro" y por las voces surgidas de ultratumba creadas por Javier Monzón. 

De manera inmediata se puede escuchar una diferencia marcada entre The unliving y su antecesor, ya que en el debut de The Dark Silence of Death encontramos temas melódicos muy concretos hechos a través de acordes sueltos que permiten a la voz escupir sus lamentos entre las grietas que el silencio abre entre los muros ruidosos; sin embargo en el nuevo material discográficos escuchamos una inquebrantable muralla de sonido donde aquel doom cercano a Mercyful Fate se ha endurecido para crear cosas mucho más agresivas mientras las voces relatan historias tétricas a manera de frases y sentencias fatídicas. 


La rabia se puede detectar desde los primeros segundos del disco, logrando en temas como "No escape" una violencia que golpea las neuronas entre una veloz percusión y acordes secos que desgarran la piel; sin embargo The unliving se distingue por sus certeros riffs que sirve de telón de fondo perfecto para crear ambientaciones tétricas ahogadas en zozobra que son aprovechadas por el narrador para hablarnos del retorno de los sin vida como si se tratara de aquellas viejas películas del cine giallo italiano de Mario Bava y Darío Argento o aquel sangriento pero sensual concepto visual de Jesús Franco, algo que queda demostrado de manera clara en la atormentada melodía que le da nombre al disco.

Sin lugar a dudas el metal pesado se detecta en cada rincón de The unliving como una forma de demostrar la furia y el terror. Por un instante podríamos esperar una voz gutural explotando por las bocinas en "New flesh", pero todo queda contenido por el filo de las guitarras, las pausadas percusiones que asemejan pasos que arrastran pesadas cadenas y las precisas líneas de bajo que mantienen todo en su centro de gravedad. De la misma manera, "They shall feast" busca ofrecer la misma lógica sonora, aunque su figura rastrera sabe construir un velo de misterio a su alrededor hasta que todo se deslumba con aquel ataque violento de batería y constante rasgueo. Aun así, el segundo disco de la banda mexicana sabe jugar con los cambios melódicos como escuchamos en la sosegada "Hear their screams" o en aquellos juegos libres y sombríos que los instrumentos de cuerda nos han regalado como una forma de respiro ante la constante huída que escuchamos en "Transformación" (con un Viejo Macabro demostrando su magia y capacidad interpretativa en la guitarra) o en "Aftermath" (la herencia que Guillermo Uribe dejó tras su salida).


"Las calles son ríos de sangre
Esto es una zona de guerra
La muerte está asesinando a la vida
La muerte se está comiendo a la vida
El vecino está asesinando al vecino
Los padres se están comiendo a sus niños
El vecino está asesinando al vecino..."

La primera mordida que podemos darle al The unliving es "From decay", track inaugural del álbum construido a partir de una serie de acordes descendentes de gran intensidad acompañados con el ruido de voces emitidas por algún televisor antiguo con sintonización deficiente. Tras este antecedente sonoro, Javo Monzón comienza a hablarnos sobre cómo la muerte se apodera de las calles a partir de la violencia, la guerra y el asesinato mientras todas las calles se tiñen en sangre y dolor. Acordes disonantes acompañan la decadencia que nos muestran los noticieros, melodía melancólica de una realidad que se muestra todos los días, un temor que ha superado cualquier película, una historia que que se muestra cada amanecer tras la disipación de las tinieblas.


The Dark Silence of Death ha creado una obra concreta, cruda y desgarradora. La maduración de sonido ha llegado muy pronto, pero no por ello han abandonado sus preceptos originales, logrando así un material equilibrado y potente no recomendado para oídos sensibles. Aunque la fantasía tenebrosa se escapa por todos los poros del The unliving, sus líricas nos demuestran que la realidad supera a la imaginación. Sus sonidos son afilados y primitivos, lo que conforma una colección de temas precisos que logran su objetivo desde el primer instante, pero es necesario tener pies de plomo para saborear cada uno de sus elementos y detectar así el verdadero mensaje tras las densas atmósferas de muerte de terror que ahogan al material...


No hay comentarios:

Publicar un comentario