Páginas vistas en total

viernes, 19 de junio de 2020

Mothers of the Land : la magia de un universo instrumental


Luego de la pausa que ha colocado la banda austriaca Pastor a su fugaz camino en el mundo del proto-doom bajo aquel tufo a NWOBHM tras la publicación de su Unveil (reseña-review), era inevitable buscar el rastro de sus integrantes dentro de otros proyectos sonoros. Sin embargo, al indagar sobre el trabajo del guitarrista Georg Pluschkowitz descubrimos que él venía trabajando con una agrupación de heavy rock instrumental desde 2012 llamada Mothers of the Land, quienes ahora tiene la oportunidad de presentar su segundo álbum titulado Hunting grounds.

Además de Pluschkowitz, Mothers of the Land contó en sus líneas desde su origen con Johannes Zeininger en el bajo y Jakob Haug en la batería, pero no fue hasta que en 2015 con la integración de Jack Jindra en la segunda guitarra, cuando la banda de Viena encontró su sonido definitivo a través de un heavy metal concreto que construyera atmósferas envolventes por medio de largos pasajes instrumentales. Sin bien en su debut Temple without walls editado en junio de 2016 se puede detectar esta idea sonora, su estilo más crudo y hasta épico terminaba por acercarse peligrosamente a lo desarrollado por Pastor, pero tras el paso del tiempo el cuarteto logró desarrollar otros senderos que lo dotaran de personalidad propia.


En búsqueda de nuevas opciones y sensaciones acústicas, Hunting grounds se podría definir como un álbum basado en un universo lleno de riffs adictivos inspirados en la rabia de las guitarras gemelas del metal setentero y en la multiplicidad de posibilidades que el hard rock psicodélico y su posterior desarrollo hacia al mundo onírico del rock progresivo y su fusión con el jazz logró hasta crear un complejo audiorama que se desarrolla frente a nosotros. De esta manera, el álbum desarrolla diversos ambientes que de manera sencilla transporta al escucha sin que por un segundo pierda su conexión con el punto de referencia establecido por cada melodía, algo que siempre será complicado para una banda que no cuenta con el hilo conductor de la palabra cantada.

Mothers of the Land nos recibe con un baile con aires medievales llamado "Harvest", track que inicia de manera somera para preparar su posterior carrera desbocada que la combinación de guitarras construye de manera conjunta. Lejos de permanecer en dicha ambientación, Hunting grounds ofrece temas que saben explotar los clichés de los géneros para crear melodías robustas llenas de detalles como en "The beast" con aquel sabor innegable a metal clásico o en la venenosa "Showdown" con sus riffs directos que juegan entre el hard rock incisivo y las armonías constantes que cabalgan para formar un fuerte soporte para que las guitarras exploten en solos que demuestran la calidad interpretativa de sus jinetes.


Sin embargo, Hunting grounds no puede ser digerido en una sola mordida, ya que el material contiene muy diversos elementos que deben ser degustados con detenimiento para poderles sacar todas sus posibilidades acústicas. El tema que nombra al álbum es una prueba de ello, ya que logra crear frente a nosotros un mundo surrealista que requiere ser admirado desde su grandiosidad más allá de la velocidad que el track tiene y los sentimientos que despierta en los abismos internos de aquel que permite adentrarse en sus mágicos terrenos sonoros.

Otro elemento fundamental del segundo álbum de Mothers of the Land en su trabajo de producción técnica realizado por Nino del Carlo, quien logró colocar a cada instrumento en un lugar preciso para que fuera plenamente ubicado, pero al mismo tiempo les dota de integridad que permite al resultado final sentirse como un organismo vivo. De esta manera podemos disfrutar en plenitud las múltiples escenas que nos ofrece "Sanctuary" a través de sus constantes cambios de melodía, además de permitirnos de descubrir todos los detalles armónicos con los que está construida "Queen of the den".


Como prueba de lo que contiene Hunting grounds, la disquera Stone Free Records compartió en su canal de videos de YouTube el tema "The beast", un track que encapsula de manera concreta y clara lo que es el álbum y la propuesta sonora de Mothers of the Land: riffs asesinos que alternan con tenues arpegios  que te toman de la mano de manera suave para invitarte a un extraño baile. Sin emabargo, en varias ocasiones encontramos al paso acordes secos que nos rompen el tiempo hasta que una distorsionada guitarra ahogada en wah es paneada y pasa frente a nosotros por todo el horizonte acústico para ofrecernos un solo criminal y es rematada con figuras clásicas del metal a través de un ritmo que cabalga de manera salvaje.


Mientras observamos el impresionante arte del Hunting grounds creado por Dr. Knoche donde un misterioso personaje oculto en una túnica pelea contra una bestia animal, los paisajes musicales de Mothers of the Land construyen historias claras donde la magia se mezcla con la leyenda para soltar nuestra imaginación hacia amplios terrenos fértiles llenos de posibilidades. Una vez definido el estilo de la banda austriaca, el material logra crear atmósferas que sirven de plataforma concreta para un escucha deseoso de viajar por los universos sonoros y sus armonías fluctuantes. Es momento de bajar la aguja sobre el vinilo para permitir que el sonido nos tome de la mano y nos muestre estas hermosas historias resguardadas... les aseguro que no se arrepentirán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario