Páginas vistas en total

jueves, 25 de junio de 2020

Parahelio : entre atmósferas instrumentales y viajes mentales


Una vieja fotografía nos muestra una humilde construcción olvidada en algún paraje rural. Un extraño brillo sobre la lente y un doblez sobre el papel fotográfico provoca el retorno del observador, pero una vez con el aguijón de la duda dentro del cuerpo, el espectador muta hacia un escucha deseoso de saber que resguarda aquella portada sin mayor datos y señas. Sin embargo, el reto es lanzado cuando se observa que en su interior existen tan sólo tres largos temas que bien podrían atemorizar al impaciente, al inexperto y al insensible; pero una vez desarrolladas las primeras líneas melódicas, todo se desvanece tras un dulce velo de ruido que es necesario descifrar para encontrar su melancólica belleza.

En mayo de 2019 fue publicado por LaFlor Records y lanzado de manera digital el álbum Surge Evelia, surge, el primer álbum completo de la banda peruana Parahelio que ahora está por ser editado de manera física en vinilo por la disquera Necio Records durante los últimos días de junio de 2020. Aquella colosal obra sonora ha soltado su brisa ruidosa durante un largo tiempo, pero ahora es necesario regresar a ella para degustar esos sabores olvidados, colores ambiguos que han sido difuminados y hoy vuelven a levantar el vuelo para ser escuchados sin prisa y con la atención sensible de quien desea recorrer un laberinto auditivo construido a partir de esencias y movimientos contradictorios entre sí.


Surge Evelia, surge nace como una percepción que brota del pueblo más alto del mundo, aquel lugar minero conocido como La Rinconada, en el departamento de Puno, Perú. Aquel tímpano que sabe escuchar a los Andes busca reflejar en el material discográfico el poder de las grandes montañas nevadas, el constante soplar del helado viento y la insistencia humana por sacar brillantes tesoros ocultos en las inhóspitas tierras. De esta manera, se obtiene una extraña mezcla entre música experimental con los paisajes sonoros del drone para lograr ambientes mágicos y oníricos llenos de sensaciones hipnóticas bajo melodías que bordan el post-rock y las ensoñaciones progresivas.

Tres guitarras eléctricas se fusionan entre sí para construir densas murallas sonoras que se desmoronan poco a poco mientras los golpes de batería anuncian el trabajo humano que no cesa frente a los regalos de la madre naturaleza y el bajo dota de plataforma y sustento al desarrollo armónico que sale de los altoparlantes. La desolación se palpa a cada paso, pero al correr de los segundos podemos detectar angustia y desazón frente a instantes de euforia y frenesí, logrando de esta manera recrear una colección de sensaciones que te transportan hasta aquella altura frente a los congelados muros rocosos con su silencio eterno y el ruido que el hombre algún día generó en búsqueda de saciar su ambición.


Los tenues y fríos acordes con los que inicia el Surge Evelia, surge dan forma de manera detenida al tema que le dará nombre al álbum. Tras aquella neblina de languidez que deja un sabor de pesar, Parahelio nos toma de la mano para iniciar un melancólico y lento baile que suavemente va torna en una barrera de sonidos que ahogan el cuerpo de los danzantes. Sin perder su esencia, el track se desarrolla hasta levantar la mirada para emprender el vuelo hacia aquellos hermosos cielos que casi tocamos con los dedos.

Enseguida nos encontramos con "Gestos y distancia", una lenta melodía de tenue arpegio concreto que logra conformarse en una melodía definida que enamora con su paulatino fluir. Sin embargo, el tema comienza a tomar intensidad con la insistencia de sus guitarras que rasgan sin freno mientras sobrevolamos los barrancos y abismos de los Andes peruanos. Pero quizá lo más bellos del track se encuentra entre su quiebre constante que compara la vehemencia frente a la pasividad, sensación que despierta la posible mueca de quien escucha un imponente ambiente que poco a poco se levanta frente a él.


"Ha'Adam" nos recibe con una tormenta eléctrica que hace vibrar las bocinas como si se tratara de un estertor, quizá un aviso apocalíptico de final y destrucción, pero una vez que los fuertes vientos que laceran la piel han sido sosegados, Parahelio nos deja desnudos ante una bella y tenue melodía donde las guitarras logran construir un ambiente onírico que poco a poco van agarrando intensidad hasta ofrecer una extraña mezcla entre rabia y contención como si se tratara de alguien a punto de arrojarse al precipicio. Tras aquel zumbido incesante, la calma regresa como si se tratara de un momento de reflexión que conlleva a regresar los pasos por aquel camino andado, un respiro luego de una violenta huida para levantar la mirada y observar todo lo que rodea. El audiorama jamás dejará de recrear densos muros sonoros que como un salvaje enjambre satura el horizonte ótico, pero la banda sabe encontrar los momentos precisos para cambiar la intensidad y lograr un equilibrio entre el ruido y el silencio con la finalidad de otorgar diversas texturas a su múltiple ambiente acústico.


¿Cómo será la experiencia de vivir directamente el Surge Evelia, surge en el escenario? Aunque la posibilidad de los medios videográficos nos ofrecen la opción, la insustituible vivencia presencial exige su encuentro frente a los cinco cuerpos que dejan su emoción ante nosotros. La única opción que queda ante la situación de un mundo ensimismado y enclaustrado es bajar la aguja sobre el negro plato de vinilo para permitirle escarbar sobre sus surcos aquel sonido que nos provoque un intenso viaje donde la imaginación suelte sus amarras y logre sobrevolar los precipicios que resguarda en su interior. Parahelio nos ofrece el sonido como un acontecimiento, pero somos nosotros los que debemos dejarnos seducir por aquella invitación hasta lograr el despegue de los pies por esos ventosos e internos acantilados escondidos en nuestra mente...

Parahelio a través de Necio Records:
https://neciorecords.bandcamp.com/album/parahelio-surge-evelia-surge-nr-lp-009


No hay comentarios:

Publicar un comentario