Páginas vistas en total

lunes, 18 de mayo de 2020

Sky Valley Mistress : arenas del desierto sobre Lancashire


Si existe un estudio de grabación con una gran mística alrededor de él gracias a lo que se ha registrado ahí y, sobretodo, a la magia del lugar donde se encuentra ubicado, es Rancho de la Luna. Tres casas en el desierto a unos cuantos pasos de Joshua Tree, California fueron el refugio perfecto para varios jóvenes exiliados del bullicio de la ciudad de Los Ángeles, pero ese espacio terminó convirtiéndose en el lugar perfecto para registrar lo que una pequeña escena sonora estaba haciendo para salir del fastidio y el calor.  Fred Drake y Dave Catching construyeron un lugar de retiro que sería ideal para dejar constancia de los sonidos de una generación inspirada en el punk rock y la influencia del desierto, logrando así la creación de materiales fundamentales para la historia de la música áspera hechos por gente del calibre de Kyuss, Chris Goss, Mark Lanegan, Queens of the Stone Age y las míticas Desert Sessions, organizadas por el pelirojo Josh Homme.

Tras aquella explosión de experimentación y posibilidad de expresión sin restricciones, muchas bandas se han acercado con la intención de capturar la esencia del desierto y sumarlo en su propio sonido, ya se como medio dotar de ingredientes probados y gustados previamente, así como también como una forma de escapar del rigor que un estudio de grabación convencional ofrece. Fred Drake ya no se encuentra en este plano de la realidad, así que el obvio anfitrión es Dave Catching, guitarrista que es reconocido por su participación con Eagles of Death Metal, junto con Jesse Hughes. Este pequeño rincón del mundo es lo que ha servido de inspiración y refugio para Sky Valley Mistress.


Cuatro chicos de la ciudad industrial de Blackburn, en el condado de Lancashire, Inglaterra, crearon una banda con la intención de recuperar aquel sonido áspero de principios del presente siglo que algunos han bautizado como stoner (a renuencia de quienes lo crearon) para alimentar su hard rock hecho en inspiración a la agresividad sonora de gente como Black Rebel Motorcycle Club o Royal Blood. Así es como comienza la historia de Sky Valley Mistress y su camino hacia aquel paraje resguardado por las arenas.

La banda inglesa se acercó a Dave Catching para grabar su álbum, lo que provocó el viaje de Sky Valley Mistress al Rancho de la Luna. El resultado se puede palpar de manera inmediata gracias a aquel tufo al primer QOTSA con aquel extraño concepto sonoro de robot rock mientras cada track nos ofrece un sonido crudo e insistente que termina enamorado gracias a la voz de la hermosa "Hell Kitten", Kaylen Davies. De esta manera es como tenemos la oportunidad de escuchar el resultado final de esta experiencia bajo el nombre de Faithless rituals, el álbum debut de la banda publicado por New Heavy Sounds.


Faithless rituals es un álbum directo que sabe alimentar su potente hard rock sucio como la aspereza del stoner arenoso, lo que permite confeccionar un álbum adictivo con diversos matices que al mismo tiempo tiempo logran exhibir la capacidad interpretativa de cada uno de sus integrantes. El primer golpe es su frenética "You got nothin'" con aquella figura sostenida que tras varios minutos se da la oportunidad de tomar un respiro hasta casi alcanzar el silencio absoluto para observar lo que oculta el desierto bajo el poderoso influjo de las estrellas y la magia india. Una vez declaradas las intenciones, la áspera guitarra de Sean "Starsky" Berry construye una melodía rabiosa llamada "Lost in shock" que bien sabe acompañarse de un sólido ejército de cuerdas electrificadas imposible de derrotar mientras nuestra mente vuelva ante la tormenta de arena que lo satura todo a nuestro alrededor.

Más allá de lo que podríamos esperar, el álbum debut de Sky Valley Mistress se permite ofrecer cosas místicas como "It won't stop" con su estilo rastrero que sirve de metáfora perfecta para el arrastrado paso de una víbora sobre el suelo desértico que espera el momento ideal para lanzar su venenosa mordida. De la misma manera, "Blue desert" trata de reflejar aquella esencia hipnótica del lugar que abraza al Rancho de la Luna para crear un largo tema que irremediablemente hechiza hasta lograr su explosión. Sin embargo, Faithless rituals se distingue por sus melodías rasposas donde la insistencia de la batería de Maxwell Harvey Willian Newsome III nos golpea como una lluvia de meteoritos como ocurre en la poderosa "Punk song" con su paso contundente o en la intensidad de "She is so" con sus sorprendentes guitarras distorsionadas, sin olvidar la concluyente "Electric church" con su obvia referencia al track inicial del Songs of the deaf de QOSTA con aquellas imponentes y aceleradas líneas de bajo a cargo de Russell.

El primer single del Faithless rituals es "Skull & pistols", track que cuenta con la guitarra de Dave Catching y un trabajo visual que nos muestra un poco de la magia que significa grabar en el Rancho de la Luna con esta leyenda viva. Un bajo ahogado en un áspero fuzz  marca la línea melódica mientras la batería golpea con rabia en un intento por seguir aquel ritmo furioso. La voz de Kaylen Davies nos toma de la mano para mostrarnos los cielos púrpuras de los atardeceres desérticos hasta que el hechizo del primer stoner se filtra por las bocinas entre sonidos desgarradores que saben aprovechar el silencio para tomar fuerza y lanzarse como un poderoso bólido sobre los olvidados y polvorientos caminos de desierto californiano. Mientras la constancia gráfica nos comparte la experiencia de Sky Valley Mistress que vivió para registrar su álbum debut, el tema explota en nuestros oídos logrando un salto en el tiempo para recordar los primeros sonidos que fueron grabados en el mítico estudio.


Tener la oportunidad de grabar tu álbum debut en un lugar tan respetado como el Rancho de la Luna es algo que poco pueden presumir, y quizá sea que este detalle es el que permite al Faithless rituals recuperar un poco de la esencia de un sonido que distinguió un momento específico del hard rock áspero, mismo que ha servido de inspiración para muchos en la última década. Sky Valley Mistress no termina haciendo un tributo al rock desértico, pero bien sabe destilar aquel ruido para aderezar a su propuesta y lograr así una colección de temas venenosos llenos de intensidad que requieren ser digeridos con paciencia si se quiere descubrir cada uno uno de los elementos que la conforman, mientras esperamos que el tiempo nos permita saber cómo se escucha este material sobre los escenarios...


No hay comentarios:

Publicar un comentario