Páginas vistas en total

miércoles, 26 de febrero de 2020

UUBBUURRUU : el rabioso hard psych de Montreal


Tras la explosión del hard psych y todos sus derivados sonoros, pocas bandas han logrado despertar verdaderamente el interés gracias a un álbum infeccioso y adictivo. Ya desde aquel viejo EP de 2015 titulado Swamp ritual, esta banda canadiense había llamado la atención y no sólo por su bizarro nombre, sino por su interesante propuesta lisérgica llena de energía y hard rock imposible de no recordar. Sin embargo, tuvieron que pasar varios años para que UUBBUURRUU lograra publicar su álbum debut,un material de escucha obligada y viaje psicotrópico asegurado entre fuzz y melodías crudas.

Con el apoyo de la disquera Mothland Records, en enero de 2020 se publicó el primer disco completo del quinteto de Montreal, pero este lanzamiento se ha quedado rezagado entre otros tantos de gran calidad y una inundación de propuestas que buscan un espacio de difusión más allá de la calidad y la propuesta de ideas frescas. UUBBUURRUU nos ofrece un material inspirado en la áspera psicodelia de los años 60 entre los estilos más contradictorios como el garage de The Seed y The Sonics o la propuesta pro-metalera de Iron Butterfly, pero al mismo tiempo podemos escuchar algunos trazos de proto-doom, stoner y proto-punk. De esta manera, es imposible no recordar a grupos por Black Rainbows, King Gizzard and the Lizard Wizzard, Admiral Sir Cloudesley Shovell o Uncle Acid & the deadbeats, pero al mismo tiempo podemos saborear un estilo propio que convierte a su álbum en una verdadera joya.


La historia de la banda comienza en 2014 con algunas maquetas hechas por el dúo formado entre el baterista Maxime Hébert con el guitarrista y vocalista Joey Napoleon, que tras un tiempo integraron al guitarrista/tecladista Samuel Gemme, al bajista Vick Trigger y al guitarra solista Sean Cary-Barnard. Gracias a la difusión lograda por el , los canadienses pudieron mostrar su propuesta en America y Europa, logrando así colocar los reflectores sobre ellos. El tiempo pasó y las motas de polvo se posaron sobre la memoria de muchos, pero al momento de escuchar las primeras notas afiladas del disco, todo termina por diluirse de manera mágica.

El debut formal de UUBBUURRUU arranca con "Stone men", un curioso track que en tan solo tres minutos podemos saborear el gusto de los canadienses por el rock desértico entrecortado de Brant Bjork y el proto-doom lisérgico de aquellas primeras bandas de metal y punk de los años setenta donde las guitarras hechas bajo tonalidades distintas logra romper con todo. Dentro de una atmósfera más obscura tenemos "Feel alright in hell", tema de notas insistentes hecha bajo la idea de los diversos proyectos del guitarrista Gabrielle Foiri mientras las voces nos remiten directamente a los embrujados coros que hace K. R. Starrs con su Tío Ácido.


Sin clavarse en un género concreto, el quinteto de Montreal logra construir temas más viscosos llenos de mermelada acid-pop como en "Hard love", mientras el el hard rock puro lleno de maldad lo encontramos en "Pentagram" y su obvia referencia a la banda que sentó las bases del primer doom. Quizá el tema que más podríamos identificar con la lógica hard psych es "The fire show" mientras detectamos un ligero tufo a la construcción melódica de lo más clásico de Black Angels mientras el puente sonoro de "Spacecraft to your dream" logra bajar la velocidad para abandonarnos en los infiernos.

Finalmente podemos destacar que UUBBUURRUU logra en su primer álbum completo desarrollar más opciones sonoras gracias a impredecibles instantes que logran, por lo menos, la grata sorpresa. Los tambores tribales de "Sacred mountains" nos remiten a un salvaje aquelarre del que será imposible escapar, "Chaos riders" nos ofrece un riff afilado mientras sus voces etéreas nos transportar a vaporosas atmósferas y "Expending forces" construye un track crudo de guitarras concretas que navega en una melodía onírica que sirve de excelente base para una explosivo solo de guitarra lleno de fuzz y rabia.


El track más adictivo del álbum es la acelerada "Ice head", aquel dardo envenenado de riff pegajoso y voces que juegan entre la aspereza y ambigüedad mientras nuestros recuerdos vuelan directamente al reciente Holy shit de Nebula (reseña-review). Las guitarras francamente rockeras logran transmitirnos la violencia e intransigencia de una figura que desea desgarrarnos, pero en el momento en que los impresionantes teclados se escapan por las bocinas, todo se torna lisérgico hasta provocar la pérdida de los cimientos. UUBBUURRUU resume su estilo poderoso e infeccioso en una breve pero intensa cápsula de dos minutos y medio.

El álbum homónimo del quinteto canadiense es una granada de fragmentación que sabe explotar desde su primer instante. Es obvio que bebe directamente de la psicodelia áspera y de los primeros instantes del metal, pero al mismo tiempo se abre las posibilidades para divagar por otros senderos melódicos que saben alimentar perfectamente a su propuesta sonora. Sus diez pistas se van como arena entre las manos, provocando que una y otra vez se pulse de nuevo el botón de play para escuchar cada track. Sin lugar a dudas es uno de los mejores materiales que ha sido publicados en el aún joven 2020...


No hay comentarios:

Publicar un comentario