Páginas vistas en total

viernes, 21 de febrero de 2020

Acid Mammoth : el aquelarre y la maldad más allá del escándalo


Luego de lo ocurrido con Stoner Meadow of Doom tras una serie de comentarios racistas y homofóbicos en redes sociales, ha quedado en el olvido aquella banda contra la cual fue vertido dicho mensaje de odio en un intento por realizar un chantaje mediático. Más allá de la denuncia contra este tipo de gente que en lugar de ayudar a la escena busca su beneficio propio, creo que nuestro papel como amantes del stoner, doom y hard psych es escribir y compartir la música que vale la pena más allá de prejuicios y falsos posicionamientos.

Algunas semanas antes de que la bomba estallara, Earthquaker se encontraba disfrutando del obscuro pero al mismo tiempo ácido segundo álbum de los griegos Acid Mammoth, una banda con un sonido muy interesante que bebe directamente del doom lisérgico para crear una densa atmósfera a su alrededor con la intención de atrapar a la bestia prehistórica que la identifica dentro de una fosa de brea pegajosa de la cual es imposible escapar.


La historia de Acid Mammoth nace en 2015 cuando el guitarrista Chris Babalis y el bajista Dimosthenis Varikos decidieron hacer una banda que recuperara su pasión por aquellos primeros grupos que dieron origen al metal como Black Sabbath. Una vez que definieron lo que desaban crear, decidieron invitar a otro amigo suyo en la bateria, Marios Louvaris. Finalmente, la agrupación terminó su conformación al integrar al papá de Chris como segunda guitarra; lo que hizo que definitivamente Acid Mammoth se convirtiera en una familia.

La banda de Atenas comenzó su camino con el lanzamiento independiente de su álbum debut en octubre de 2017, una material nebuloso de temas aletargados y tonos cavernarios que lograban recrear un ambiente lúgubre digno del género. Gracias al poder de este material y al nombre que comenzó la agrupación a crear a su alrededor en su natal Grecia, la reconocida disquera italiana Heavy Psych Sounds decidió ficharlos para publicar su segundo disco con la intención de posicionarlos más allá de su país.


Under acid hoof fue presentado en enero de 2020 acompañado de una imponente portada realizada por los españoles Branca Studio, lo que le brinda de manera inmediata un gancho visual que invita a escuchar su interior. Y si aún quedara alguna duda tras la ilustración, una vez que escuchamos los primeors acordes del material sabemos que hemos llegado al lugar correcto si lo que buscamos es aquel doom lisérgico que se ha desarrollado por todos lados durante los últimos años.

Como era de esperarse, el segundo disco de Acid Mammoth presenta tracks con diversos tempos que logran darle versatilidad al álbum para que éste sea digerido completamente desde su primera escucha. Aunque el paso lento de "Tusks of doom" nos ubica en los primeros instantes del metal cuando buscaba su definición sobre los sonidos abismales, el tema tiene la capacidad de atraparnos para desarrollar un ácido viaje de sencilla degustación  mientras escuchamos una tétrica lírca sobre la destrucción de la Tierra. Bajo la misma lógica armónica, "Jack the riffer" nos ofrece una aletargada melodía hecha a base de frases arrastradas que hablan sobre los demonios que se resguardan en el interior las mentes enfermas hasta que todo se vuelve confuso a través del muro sonoro que levanta frente a nosotros de manera inquebrantable.


Sin embargo, Under acid hoof se distingue por ser un disco hecho por largos temas psicotrópicos que tienen la capacidad de saturar las bocinas con tóxicos sonidos llenos de veneno que hipnotizan hasta hacernos caer en su influjo. El track que bautiza al álbum es una cavernaria oda que nos hace recordar por momentos a poderosas bandas como Monolord o Sleep debido a la densa neblina que construye a su alrededor bajo la cual todo desaparece pero al mismo tiempo provoca visiones apocalípticas de destrucción. Siguiendo la misma tónica escuchamos "Tree of woe", un himno dedicado a satánicos rituales y aquelarres malditos que suelta toda la furia sonora de Acid Mammoth bajo insistentes figuras y lamentos resguardados entre el constante ruido.


"Bajo los cielos sin estrellas
hay sangrientos, relajados y estridentes llantos.

Arriba sobre su trono
los ojos del mago brillan sobre la locura

Demonios y brujas alrededor del fuego
invocando a su maestro a través de la pira
para llenar la noche con sangre y violencia
implorando al señor de la obscuridad

Ellos!!"

El primer sencillo del Under acid hoof  es "Them!", tema atascado de distorsión que aprovecha el poder del fuzz para desgarrar las almas mientras provocan una danza irreverente dedicado al maldito. La rabia de su melodía permite ofrecer un riff incendiario rodeado entre pequeños lapsos de tensa calma que jamás permite al silencio tomar control de la escena. Un bajo eléctrico francamente atascado construye la poderosa base acústica que es aprovechada por las percusiones tribales y una vocales espectrales. Por si fuera poco, el solo de guitarra está hecho por el señor Babalis, razón con la cual entendemos la razón de su lugar dentro de la banda. Humo, obscuridad y maldición para crear un verdadero clásico dentro del doom lisérgico si lugar a dudas...


El nombre de la banda griega se ha filtrado dentro del escándalo provocado por las incomprensibles acciones de personas sin escrúpulos que buscan obtener ventaja ante cualquier situación, pero al final del día Under acid hoof terminó siendo escuchado por más oídos de los que hubiera logrado dentro de la difusión de un canal de videos amañado y chantajista. Sin embargo, el papel que tenemos otros medios para compartir el trabajo honesto de muchas bandas es más importante mientras coloquemos nuestro tímpano en las propuestas que nos llegan más allá de clichés y posturas de momento. El segundo álbum de Acid Mammoth requiere su justo reconocimiento gracias a su concreta propuesta sonora, así que sólo basta pulsar sobre el link para dejar que la música hable por sí sola... sólo ustedes tendrán la mejor opinión al respecto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario