Páginas vistas en total

viernes, 28 de junio de 2019

Mount Atlas : el futuro de una promesa alemana


Si existe una banda en Alemania que sabe retomar la influencia del hard rock setentero de teclados profundos para crear melodías crudas en el nuevo siglo, es sin duda Mount Atlas. Si llegar ha ser considerados "revival", el quinteto originario de Oldemburgo ha construido un sonido propio a partir de clásico sonido del Hammond de Deep Purple o Uriah Heep mientras nos ofrecen melodías directas que recuerdan el ligero heavy metal que ha hecho en los últimos años Spiritual Beggars y Belzefuzz. Sin embargo, es necesario escuchar detenidamente su propuesta para deleitarse con los elementos que logran desprenderse del resto.

Mount Atlas ya había despertado nuestro interés cuando publicaron Titan, su álbum debut de abril de 2017 (reseña-review). En aquel momento sorprendía la intensidad de cada una de sus armonías que era potenciada por el uso de los teclados vintage mientras las melodías te tomaban de la mano para levantar la voz junto con los estribillos. Sin embargo, la salida del bajista Thomas Greenway para ser suplido ahora por Florian Eckey, obliga a la banda a replantear su sonido hacia nuevas posibilidades acusticas a partir de lo alcanzado con su primer disco.


El resultado final de esta metamorfosis al interior de Mount Atlas se puede escuchar en Mistress, un EP compuesto por cuatro temas antagónicos entre sí que permiten a la banda expandir sus horizontes sonoros más allá del estilo definido del Titan. Para esta ocasión la banda alemana reafirma su hard rock por medio de instrumentaciones más fuertes, ritmos ambivalentes que corren en direcciones contrarias y temas llenos de veneno que llegan directo a las neuronas sin mediación alguna.

Los cuatro temas de Mistress pueden ser comprendidas como entidades independientes con vida propia más allá de estar incluidas en un mismo envase. El tema que le da nombre al EP mantiene la línea trazada por el Titan donde podemos escuchar una fuerte melodía basada en teclados atmosféricos y líricas que inyectan el dolor causado por una desilusión amorosa, pero cuando escuchamos Pace nos encontramos con un track lleno de metal que recuerda el poder y la velocidad de las clásicas bandas alemanas de los años ochentas.


Sin embargo, si no estuviéramos sorprendidos con esta propuesta sonora, Mount Atlas nos demuestra todas sus posibilidades en una sola canción a través de "The unknow", tema que inicia con un demoledor riff heredado de los sonidos más clásicos del hard rock setentero pero que con el paso de los segundos se va transformando se torna en una balada ochentera que se aferra al uso de los teclados que van desde los órganos ambientales hasta los futuristas sintetizadores del krautrock. De la misma manera, la entrecortada "Evil side" configura una melodía sencilla de seguir conforme su estribillo nos engancha irremediablemente, cerrando el círculo perfecto de un material bien definido.


"Tú eres el amor mío, áspero y divino
con una canción y vino, verdad y mentira
pero el cuento no terminará hoy
pero el cuento no terminará aquí

Oh, mi cruel amante que se aferra a la soledad
Hay un mejor lugar donde podemos escondernos
Bienvenida a mi noche...

Sé que nuestro amor no es real
No cambies la forma como me siento
No hay manera tranquila para pelear
Bienvenida a mi mente...

Las promesas que hiciste ya no valen nada
Una platica a mi espalda, perdón y olvido

Ahora no tengo a dónde ir
No queda nada qué mostrar

Oh, mi cruel amante, siento este malestar
Hay un mejor lugar donde podemos escondernos
Bienvenida a mi noche..."


Como sencillo promocional del EP, Mount Atlas escogió precisamente "Mistress", para lo cual presentó un video realizado por Daniel Pi que cuenta con algunos extractos de la película The naked witch, filme realizado por Larry Buchanan en 1964. Entre teclados hipnóticos y acordes concretos que rompen la tranquilidad, la banda alemana nos ofrece un tema que habla sobre los demonios que giran dentro de la mente de los amantes, entre el placer y el rompimiento, entre la realidad y la imaginación.

Mistress apenas nos sirve de una pequeña probada con respecto a todo lo que nos puede ofrecer en un futuro muy próximo. Aquellos teclados profundos jamás abandonarán al sonido propio de Mount Atlas, sin embargo la banda tiene dentro de su sombrero muchas más sorpresas guardadas que pueden presumir. Sin lugar a dudas, los alemanes tienen las condiciones para convertirse en una referencia obligatoria si se trata de hard rock europeo, pero será el tiempo quien ponga las cosas en su lugar correcto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario