Páginas vistas en total

sábado, 11 de abril de 2020

The Goners : entre resacas y nuevos senderos


Cuando una banda busca nuevos senderos para su sonido las cosas pueden resultar muy distintas al concepto original, y en algunos casos, la esencia sonora se transforma hasta hacer irreconocible al grupo. Para muchos eso significa avance, pero para otros es señal de mutación, lo que los obliga a cambiar de piel bajo una lógica de coherencia en los conceptos acústicos y respeto con sus seguidores. Knate, guitarrista y líder de los reconocidos Salem's Pot ha dejado a su banda para unirse a unos pocos conocidos Yvonne y crear algo nuevo... The Goners.

Tras la publicación del poderoso y lisérgico Pronounce this! en julio de 2016, discográficamente Salem's Pot desapareció del mapa auditivo. La bizarra banda enmascarada giró por distintos escenarios hasta exprimir la última gota de aquel sonido sucio que mezclaba el doom ácido de los fundamentales Uncle Acid and the deadbeats con las distintas corrientes del hard psych y hasta con el krautrock, pero una vez terminada su difusión fue necesario replantearse el siguiente paso a seguir. Ahí fue cuando las cosas se fueron transformando hasta que un demo publicado en febrero de 2019 nos dio una señal de los cambios que vendrían.


Con tan sólo dos pequeños temas grabados a finales de 2018 nos servirían para pausar el recorrido de Salem's Pot y presenciar el nacimiento de The Goners, una banda que no desecharía el doom ácido y el hard psych pero que ahora concentraría su estilo a través del hard rock garage y sucio heredero del ya clásico estilo de las bandas suecas The Hellacopters y Turbonegro, contradictorias entre sí pero complementarias bajo la visión de Nate Gone, Mick Dagger, Vic Odin, Timo Tinto y Grave Dave. Bajo esta nueva lógica sonora, la nueva agrupación decidiría bajarle al fuzz para sustituirlo por las distorsiones crudas e hirientes en las guitarras a través de breves canciones directas y sin contemplaciones.

Mientras observamos la ilustración de una bella chica en bikini a punto de plantar un beso a un demoníaco esqueleto, bajamos la aguja sobre el Good mourning publicado en marzo de 2020 por la reconocida disquera RidingEasy Records para conocer los secretos que se resguardan en él. Bajo el concepto de una constante derrota tras los vanos esfuerzos en la porquería de un mundo sin sentido que nos atrapa de lunes a viernes, The Goners retoma la vieja fórmula de guitarras afiladas, bajos profundos y baterías insistentes para crear un álbum debut incendiario como una forma de encontrar un poco de alivio.
El álbum debut de engancha desde el primer momento gracias a una combinación de géneros que logra conectar con aquellos que buscan un hard rock directo, una mezcla entre garage psicodélico, el proto-doom obscuro, el punk setentero y rock acelerado del nuevo siglo bajo la escuela sueca. tenemos dardos envenenados llenos de ansiedad como en "The sickening", pero en cambio podemos escuchar melodías infecciosas herederas del pop psicodélico de los años 60's como en "The little blue" o aquel riff de "World of decay" que obliga a buscar una jaula para bailar dentro de ella a pesar de su densa áurea que jamás la abandona, lo que convierte al tema en un single seguro debido a su infecciosa melodía y su solo de guitarra incendiario. Bajo un estética similar pero con una melodía más complicada de digerir, "Evil  (is not enough)" nos atraviesa con su lisérgica figura inicial y aquella tormenta de guitarras ahogadas en wah vintage.

Sin embargo, Nate Gone no se puede escapar de todo lo que fue Salem's Pot y constantemente se nota como regresa a sus vicios sonoros, como los arreglos rebuscados y efectos de sonido que podemos detectar en la psicodelia delirante de "Down & out", "You better run" parece ser un track descartado de su último álbum gracias a sus constantes cambios y ruidos cósmicos que la adornan, y también en aquel halo místico bajo un ritmo aletargado pero rabioso de "High low and never" que sabe transformarse y regalarnos finalmente un hermoso solo de guitarra con un cierto sabor surf que poco a poco sube a la estratósfera. Y por si fuera poco, The Goners nos regala un affair western bajo el nombre de "Good ol' death", algo que ya habíamos escuchado en el Pronounce this! con el track "So gone, so dead", título que nos remite de manera inmediata al nombre de este nuevo proyecto.


Aún con el indudable sabor a Salem's Pot, Good mourning tiene el espacio suficiente para crear nuevas atmósferas llenas de maldad y acidez que envuelven irremediablemente. El track inaugural del disco logra hacer coincidir todos los estilos sonoros ya descritos: unos notas descendentes confiesan el surf garage de los años sesentas, la línea rítmica se acerca peligrosamente entre los ritmos bailables de The Sonics y la agresividad de The Hives mientras las estructuras melódicas nos traen al recuerdo de The Hellacopters decorado con algunos detalles de acid doom. "Are you gone yet?" muerde y no suelta, cuatro minutos venenosos que no frenan un solo segundo mientras todo se prepara para un solo de guitarra infernal que logra hacer volar todo por los cielos. Efectivamente, a nadie le importa un carajo lo que ocurre en nuestras miserables vidas, pero quizá una colección de guitarras insistentes y afiladas pueden lograr sacudir por algunos instantes nuestros mórbidos sentimientos ante la inminente muerte.


A pesar de su salvaje sonido, es necesario escuchar con detenimiento el Good mourning para sacar de él su mejor provecho. Los temas son quizá desenfrenados, pero en su interior guardan una sensación de dolor que los acercan mucho al sentimiento melancólico y sombrío del doom. Cada track es un gancho al hígado que tras dejarte sacudido, te obliga a regresar al ring por la siguiente dosis. Sin lugar a dudas es adictivo como siempre lo fue Salem's Pot, pero esta re-encarnación llamada The Goners logra desarrollar un ambiente propio que le permitirá dar una nueva oportunidad a Nate, pero sobre todo, enamorará a quienes ya lo seguíamos desde hace varios años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario