Páginas vistas en total

viernes, 6 de marzo de 2020

Saturno Grooves : la nueva cabalgata cósmica de la criatura sonora


La mirada se levanta a los cielos para encontrar en ellos las respuestas a preguntas ancestrales, cuestionamientos que quizá siempre han vagado entre las neuronas de aquellos seres reflexivos que han vivido bajo su nocturno brillo somero.  Los sonidos que provocan su encuentro, su nacimiento y su muerte llegan a este confín del Universo y los misterios que producen comienzan a formular interrogantes que quizá jamás serán resultan. Sin embargo, la imaginación torna ante aquellos sonidos siderales hasta que todo se transforma en melodía y armonía que emula un viaje entre esos cuerpos olvidados a su suerte mientras flotan ante la nulidad de la gravedad.

 La exploración sonora de tres chicos registrada durante dos días en un estudio de grabación ha sido encapsulada en un material bautizado como Cosmic echoes, el álbum más reciente de los mexicanos Saturno Grooves que ha sido concebido según sus palabras como una conexión humana con el cosmos. Utilizando como vehículo perfecto el consumo de psicodélicos, la banda ha logrado concebir seis densos asteroides que logran su esencia a través de la improvisación sonora y la búsqueda de respuestas en la inmensidad del Universo que se ofrece ante nosotros.


Aquel sello conseguido por Saturno Grooves en Solar hawk está presente (reseña-review), ese sobrevuelo lisérgico por territorios galácticos que nos hechizan hasta perder el control, stoner y hard psych en coincidencia mientras las posibilidades se abren hasta el infinito estelar, recorridos místicos sin brújula e itinerario quebrado. Sin embargo, Cosmic echoes no es extravío total. La banda sabe tomarnos de la mano para que con su soporte electrificado nos acerquemos a los secretos guardados por el cosmos mientras la imaginación se deleita con diversos sonidos que asemejan a los captados por nuestros radares.

La ciudad que crece en el valle de la Guadiana sirve de guarida para que Adolfo Solis, José Peyro y Oscar Cisneros tomen sus armas musicales y observen el manto estelar que los cubre para inspirarse mientras todo termina en ensoñaciones psicotrópicas. Ambientes cósmicos son sonorizados y la posibilidad de desplazamiento se ofrece en cada armonía creada en sus manos. Naturaleza y cosmos en un torrente eléctrico que cruza los senderos nerviosos para ser reconstruidos entre sinapsis en música y travesía.

Foto: Ana Jimena Tolentino
 Cosmic echoes es inaugurado por medio de "Fire dome", una incendiaria ensoñación de sonidos desgarrados que golpea como una lluvia de meteoritos en campo abierto. Sin embargo, dicho tema se da la oportunidad de divagar con sonidos psicotrópicos que se refugian en los rincones de galaxias desconocidas, algo que también ocurre con "Celestial tunnel" pero que en este caso todo se distingue por sus juegos entrecortados y su radical cambio de melodia que simula el paso de un cuerpo a través del horizonte de sucesos.

De manera obvia, el tema central del Cosmic echoes es el track que lo nombra, un hermoso sueño lleno de ruido que asemeja a una suave oda que poco a poco nos hipnotiza hasta que todo comienza a tomar un rumbo distinto hacia un alucine multicolor que recuerda el fulgor de las estrellas explotando ante el manto sombrío del espacio sideral. Finalmente, el álbum cierra con dos pequeños fragmentos mágicos que salen del estilo construido por Saturno Grooves: primero tenemos aquel pequeño puente acústico llamado "Blind faith" que poco a poco se diluye como un cometa sobre el cielo nocturno y después tenemos una tormenta violenta llamada "Dark matter" que logra desarrollar aquel lado desconocido de la banda lleno de rabia y fuerza indomable que nos obliga a mover la cabeza bajo un clásico headbanging.

"Sin vida, sin muerte, sin comienzo
Nosotros no tenemos fin
Sin amor, sin odio, 
sin luz, sin obscuridad
el eterno nada
siempre cero, eterno cero
el eterno nada..."

El primer sencillo del Cosmic echoes es "Forever zero", una obvia referencia a la ausencia de gravedad que nos ofrece una tenue línea de bajo que construye el sendero por el cual la guitarra suelta sus suaves figuras hasta tomar confianza y agarrar fuerza para hacer escuchar su riff definitivo. Como si se tratara de la odisea de las conocidas Voyager, esta cápsula de metal es lanzada al espacio para ofrecer la música terrestre al Universo. Las posibilidades sonoras se va abriendo poco a poco hasta que todo se desboca entre ruido y magia estelar que intenta develar los secretos ocultos en las nebulosas por tiempo, espacio y sonido.


Exploración de los sentidos a través de la exaltación psicotrópica, una mirada al universo desde el divague ruidoso, la enfermedad del cuerpo sublimada en sonido e introspección... Esto es Cosmic echoes, quizá el material más concreto de Saturno Grooves gracias a su coincidencia entre dinamismo y reflexión lograda a través de su hermosa metáfora sobre la recepción acústica que hacemos en nuestro planeta de todo lo que ocurre fuera de él. El Universo y el ser condensados en la improvisación sonora, una posibilidad entender su conexión y lograr explicar aquellas preguntas milenarias... sean bienvenidos al viaje por el cosmos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario