Páginas vistas en total

miércoles, 10 de octubre de 2018

Magmakammer : un viaje narcótico por el universo interior


Cuando pensamos en el hard rock vintage hecho en Noruega a partir proto-doom y la psicodelia ácida, inmediatamente nos viene a la mente el nombre de bandas como Purple Hill Witch, Tempelheks o Dunbarrow. Sin embargo, este año nos ha regalado dos nuevas joyas como si se tratara de una segunda oleda de grupos surgidos del país escandinavo que merecen toda nuestra atención y un seguimiento constante a su posterior desarrollo: primero llegaron los hipnóticos riffs de Saint Karloff con su espectacular All heed the black god presentado en julio (reseña-review) y hoy tenemos en los tímpanos el aletargado y sombrío estilo del Mindtripper creado por Magmakammer. 

Bajo toda la escuela del rock setentero de melodías sostenidas bajo tiempos lentos y narcóticos, tememos la suerte de encontrarnos con un trío formado en Kolbotn, muy cerca de la zona metropolitana de Oslo. Aquel lugar que vio nacer a bandas reconocidas en otros géneros del metal pesado como Turbonegro o Darkthrone sirvió como refugio ideal para que el guitarrista Ulrik Jacobsen, el baterista Lasse Røed y el bajista Stain Solberg crearan a Magmakammer a través de la magia lisérgica de la psicodelia y los aquilosados acordes que le dieran forma a lo que hoy conocemos como doom. 


Pero lejos de lo que podríamos esperar, Magmakammer no es una banda nueva. El trío publicó a finales de 2015 un material homónimo que le sirvió como carta de presentación. Dentro de los tres temas que lo componen se podía escuchar a un grupo de guitarras crudas y voces fantasmagóricas que de manera directa te transportaba a parajes mórbidos donde se podía sentir el frío de las criptas mientras la mirada trataba de identificar las siluetas ocultas por la tenue luz de la luna y la neblina que lo cubre todo. 

Sin embargo, el trío noruego recreó su estilo para alimentarlo con sonidos lisérgicos que le otorgaran un toque vintage para filtrarse por los oídos con mayor facilidad. Fue así que entre septiembre y noviembre de 2017 la banda grabó con sus propios medios Mindtripper, álbum debut que finalmente fue presentado en septiembre de 2018 por medio de la reconocida disquera alemana Kozmik Artifactz que de manera instantánea llamó la atención de los medios especializados y del público amante de la música que mezcla la acidez y la obscuridad.  


Mindtripper no es un álbum conceptual que cuente una historia, pero sus temas encuentran conexiones y coincidencias hasta alcanzar una temática general. Sin embargo, sonoramente el disco es una verdadera unidad al crear un viaje narcótico por el Universo, un denso paseo entre neuronas y galaxias que aprovecha el misterio que genera el interior de la mente y lo mágico derivado del consumo de sustancias psicotrópicas. Con un sabor lo-fi derivado de las técnicas de grabación que, según mencionó la banda en una entrevista, utilizó Eddie Kramer cuando trabajó con Led Zeppelin y Jimi Hendrix, logrando así que el primer material de Magmakrammer mantuviera su aspereza natural aunque no haya sido grabado de manera directa en el estudio de grabación.

Mientras escuchamos las siniestras historias de un psiconauta que pierde el control durante sus fuertes viajes, poco a poco nos hace preguntarnos la misma pregunta que se formula el protagonista: ¿me estaré volviendo loco? La música entra por vena junto con las sustancias químicas que la componen para arrojarnos a un abismo profundo que logra confundir al espacio sideral con la mente humana. Comienza el onírico recorrido las escenas multicolores que confunden con el vacío y la obscuridad hasta provocar la psicosis del escucha, un siniestro destino para aquel que se atreve a cruzar las puertas de la percepción sin mayor brújula que la intuición y el deseo.


Claramente Mindtripper está dividido en dos partes, una de las cuales enconctramos experiencia, asombro y alucine por medio de la hipnótica "Druggernaut", la aletargada "Fat Saturn" con su propio escape interno al cosmos y la cruda "Acid times" bajo su tufo lisérgico innegable. El tema que le da nombre al álbum sirve de puente para hacer patente la crisis que sufre el psiconauta que bien podría ser aquel personaje identificado en todos los tracks del Mindtripper; pero a partir de "Along  the crooked roads" (con su ligero sabor en su estribillo a los primeros discos de Uncle Acid & the deadbeats) todo se torna sombrío hasta encontrar matices enfermizos donde podemos detectar el trastorno y la pérdida de lucidez. "The voyage" asemeja a un estado de coma alcanzado tras una sobredosis, un melancólico sopor que deja varado al viajero sobre el vacío cósmico; pero como si se tratara de un ave fenix que resurge de sus cenizas, el lisérgico protagonista acepta su fatídico destino y permite que un agujero negro lo engulla por medio de "Cosmic dancers" y su horizonte de sucesos que crea a su alrededor.


Con un título inspirado en el himno de la mítica banda californiana Sleep, la primera cápsula que nos ofrece el Mindtripper es "Druggernaut". Como punto de encuentro entre la aspereza del stoner y la corrosión del hard psych, la melodía te hechiza hasta caer rendido a sus pies mientras escuchas una historia sobre un hombre que busca la perfección a través de un viaje a su interior y termina engañado por los efectos narcóticos de las sustancias que consume como vía de introspección. La ríspida guitarra SG atascada de fuzz desgarra las bocinas mientras un bajo mórbido ahogado en Muff visita las catacumbas de la memoria, un teclado ofrece un ligero aire de misterio y una batería repite la marcha penosa de un condenado a muerte.

Como preámbulo para el lanzamiento de su álbum debut, Magmakammer presentó el video promocional de "Druggernaut", un trabajo visual realizado por Erlend GH que nos sitúa en los obscuros bosques noruegos donde se oculta una cabaña que resguarda un cuarto de ensayos y un laboratorio de sustancias químicas. Entre bromas y alcohol, dos tipos mezclan los diversos elementos hasta crear un líquido lisérgico con la finalidad de entregarlo a miembros de una gran empresa con la intención de probar sus efectos. Tras una fuerte experiencia psicodélica, los resultados de consumo son evidentes...


Mindtripper está llamado a ser uno de los mejores intentos por fusionar las primeras semillas del doom con la psicodelia más ácida, logrando como resultado una fuerte experiencia ambivalente que permite sondear los pasillos escondidos de la mente y al mismo tiempo divagar por los terrenos inexplorados de lejanas galaxias. Quizá el concepto no es nada nuevo, pero la forma en que el trío noruego logra crear una amalgama sonora de gran fortaleza junto con una línea temática consistente en sus líricas, permite colocar a su álbum debut como uno de los mejores dentro de su género. Sombrío por momentos, onírico en otros y mágico en su totalidad, Mindtripper es un material hecho de una sola pieza que sería imperdonable no escuchar...


No hay comentarios:

Publicar un comentario