Páginas vistas en total

lunes, 29 de octubre de 2018

Dunbarrow : el sombrío e introspectivo sonido noruego


La pequeña Haugesund es un referente cultural al sur de Noruega gracias a su festivales de cine y de jazz, sin embargo desde hace unos años ha aparecido en los mapas que sirven de referencia para los buscadores de sonidos obscuros inspirados en las primeras semillas del doom. Un grupo de jóvenes han transformado aquel lugar dedicado a la pesca de arenques y a la industria petrolera en una tierra maldita sobre una fría colina donde el mal anida, ahora ha tronado su nombre a Dunbarrow.

La historia de Dunbarrow comienza con cuatro amigos del colegio quienes deciden armar una banda de hard rock inspirada en Black Sabbath, Pentagram y en el mítíco Norrsken, grupo que dio origen a los dos referentes actuales de la movida vintage sueca: Witchcraft y Graveyard. Los guitarristas Kenneth Lonning y Eirik Ovregard, el baterista Sondre Berge y el bajista/vocalista Richard Chapell comenzaron su proyecto musical desde 2008 hasta que su cambio de residencia a la ciudad de Trondheim en 2011 los llevó a establecer su idea musical bajo el concepto de Dunbarrow. Sin embargo, la salida de Chapell en julio de 2014 conllevó en una transformación radical en el sonido de la banda.


Para ocupar aquel lugar vacío, el amigo de la banda Espen Andersen quien fungía como su ingeniero de sonido, se incorporó a Dunbarrow hasta logar darle una personalidad propia basada en su estilo de "cuenta-cuentos" que narra todas las tétricas líricas que habían sido compuestas originalmente por Chapell. Con la finalidad de darle mayor concentración al vocalista, Sondre Berge se convirtió en el bajista del grupo y llegó a los tambores Kim Henry. Finalmente, y con esta alineación de cinco integrantes, Dunbarrow publicó su álbum debut homónimo en enero de 2016 con un resultado favorable gracias a su misteriosa atmósfera sonora y sus historias llenas de seres obscuros y demonios malditos.

El tiempo ha pasado y en septiembre de 2018 el grupo ha presentado su Dunbarrow II, un álbum que mantiene aquel sonido ya característico del quinteto pero con un cambio muy claro en las temáticas abordadas durante sus nueve tracks. Richard Chapell sigue muy unido a la historia del grupo noruego, ya que nuevamente fue el encargado de escribir las letras de la mayoría de los temas del nuevo álbum bajo la idea del amor y la desesperación del hombre como individuo; aunque en esta ocasión el toque de zozobra lo otorga las ideas inspiradas en Carl Jung sobre el reconocimiento de los lados obscuros propios y el desarrollo de las sombras en algo que se puede controlar.


Dunbarrow II fue grabado durante los últimos días del 2017 bajo la producción técnica de Christer Cederberg, reconocido por trabajo con Anathema y Tristania; sin embargo, fue el propio Espen Andersen quien nuevamente fungió como ingeniero de sonido y mezcló el material obtenido en las sesiones de grabación. El sombrío sonido vintage que escuchamos en su debut alcanza en esta ocasión un clara definición en cada uno de los instrumentos sin perder su obscura magia distintiva, logrando además cambiar aquellos riffs basados en acordes concretos en unos soportados en figuras incisivas como anzuelos que permiten romper la monotonía que por instantes pesaba sobre el primer disco.

Desde el momento que bajamos la aguja y por las bocinas se escucha aquel tétrico sonido insistente con el que comienza la inaugural "On your trail", sabemos que Dunbarrow ha dado un gran paso al frente sin perder su esencia inicial.  Dunbarrow II distingue por ser un álbum muy reflexivo al colocar a la mente humana bajo un análisis propio sobre los monstruos que se resguardan es un interior pero que al mismo tiempo son aceptados y hasta liberados como se escucha en la plegaria "Please let me be". Algunos temas pueden pasar de una dulce melodía en desgarradores lamentos como en "Ode to the moon", aunque la vibra principal del disco gira entorno a una mezcla entre un hard folk obscuro y los primeros momentos del doom como queda de manera demostrada en "The demon within". 


El segundo disco de Dunbarrow es claramente una continuidad de su debut, y bien se puede demostrar en la construcción melódica de "Weary lady" que persigue algunos trazos de uno de sus primos singles "Lucifer's child", aunque "Witches of the woods, pt. II" confiesa de manera obvia el seguimiento que los noruegos hacen de su propio trabajo. Sin embargo, Dunbarrow II no puede ser reducido a una simple continuación de lo ya hecho, pues el álbum se permite realizar algunos deslices acústicos con sabores esotéricos como en "Feberdrom" o bien algunos viajes oníricos por medio de temas mórbidos que te arrastran a sus abismos como en la concluyente "On this night" con todo su macabro vals que termina convirtiéndose en un endemoniado solo de guitarra con la suficiente intensidad para volarte la tapa de los sesos.

El primer tema que sirvió como prueba al Dunbarrow II fue "The wolf", un single publicado en julio de 2018 que de manera perfecta logró sus dos cometidos: 1) introducirnos dentro de la nueva atmósfera temática de la banda y 2) despertarnos el deseo por degustar lo más pronto posible el álbum en su totalidad. El feroz riff nos arroja la mordida desde su inicio para acorralarlos poco a poco hasta que de manera tranquila y rapaz lanza el ataque certero y mortífero. La maldad interior es reconocida y se declara la advertencia, pero la contradicción entre la pasión y la crueldad que habitan en el ser provoca la indecisión y el sufrimiento. El juego instrumental de intensidad que utiliza "The wolf" logra sumergirnos en los misteriosos pasillos de la mente humana, provocando al mismo tiempo poder entender los momentos contradictorios de rabia y melancolía por los que puede transitar nuestro personaje,


"Puede que no tenga mucho sentido para tí pero estoy por irme. Encantadora como eres tú, querida, sé que te extrañaré demasiado. Daría el mundo para gastar otro día contigo, pero tengo miedo que ese día que ponga pálida y azul. Tú comenzarás a darte cuenta y será muy pronto. Me escucharás aullar cuando la luna esté llena. Así que es mejor que esté en mi camino, odiaría verte llorar. Y si me quedo otro día, odiaría verte morir. Esta extraña sensación, la vibración de la luna mientra la siento brillar. Mi tiempo se acerca... Ven, acércate conmigo a lo salvaje. Si lo deseas lo podrás observar en lo profundo del bosque encondido entre los árboles. Pero ten cuidado si vayas ahí, ya que ellos sólo van porque deben. Cuando la luna llena brilla sobre sus ojos no podrán controlar su lujuria... Estas son mis lamentaciones. Nuestro tiempo fue tan dulce. Mi corazón se rompe porque mi fuerza de voluntad fue muy débil. Me enamoré de tí y te mentí. Sí, es verdad, pero ¿qué podría hacer cuando la belleza golpea como tú?


Aquí este el regreso de Dunbarrow y lo han hecho conforme a un material introspectivo de gran manufactura e intensidad. El ingreso del baterista de Pal Gunnar Dale ha terminado por establecer su tan buscado sonido, así que hoy tenemos a una alineación precisa tras años de cambios y mutaciones. La bestia salvaje que duerme en el interior del quinteto ha salido dispuesta a devorarnos sin freno ni arrepentimiento. Es momento de dejarla llegar hasta nosotros para permitirle que nos seduzca con su misterio y los sombríos pasajes que de manera sublime recrea con su hermosa música y profundas líricas... La luna llena se ha posado sobre el manto nocturno, es momento de escuchar nuestros lamentos internos!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario