Páginas vistas en total

martes, 4 de agosto de 2020

Valkyrie : el miedo ante el largo correr del tiempo



Tras una larga pausa de cinco años, Valkyre ha regresado para regalarnos un equilibrado álbum lleno de matices y colores bajo el tufo a aquel heavy rock que se fue transformando en metal. Es obvio que los tímpanos regresen a los viejos materiales para realizar una comparación con las nuevas melodías ofrecidas, pero es necesario comprender que una banda que no ha publicado durante un lustro deberá desarrollar su sonido hacia nuevos parajes. Una vez que dejamos a un lado los prejuicios, dejamos que Fear hable por sí solo mientras sus acordes fluyen por las bocinas.  

Si bien aquel Shadows de mayo de 2015 fue un excelente desarrollo de ideas musicales basadas en el rock fuerte con obvia orientación hacia el metal, el reciente Fear editado en julio de 2020 a través de Relapse Records da un paso más hacia adelante gracias hacia su paseo hacia algunas posibilidades que brinda el movimiento progresivo y el stoner metal. La obscuridad y los misteriosos paisajes se sienten en cada uno de los ocho tracks del material discografico, pero en ellos también se puede detectar un animal que respira en búsqueda de una huida ante el miedo que despierta el enfrentarse a la muerte y el inexorable paso del tiempo. 


Valkyrie es inmediatamente relacionado por la participación de su guitarrista Pete Adams en Baroness, pero su salida de dicha banda a mediados de 2017 le permitió enfocarse en este proyecto formado desde 2002 y consolidado en 2005 con el ingreso de su hermano Jake en la segunda guitarra. La alineación actual es la que se mantiene desde 2012 con la participación del veterano baterista Warren Hawkins  y el bajista Alan Fary; constituyendo así la formación que grabó el Shadows y que desarrolló el más reciente álbum.

Cuando uno habla de un disco que trabaja a partir del proto-metal para desarrollar melodías llenas de texturas, de primer momento uno podría esperar un álbum rebuscado lleno de ruidos insistentes que divagan sin sentido como si fuera un extravío dentro de un laberinto sonoro. Sin embargo, Fear nos ofrece una colección de temas llenos de ganchos melódicos que jamás provocan el abandono de nuestra atención. Acordes secos llenos de intención, atmósferas claras que poco a poco se obscurecen bajo la zozobra de algo que se esconde tras las capas de sonido, líneas rítmicas bien definidas que son esculpidas por guitarras afiladas con riffs exactos y audioramas directos que sólo una interpretación análoga y bien pensada puede lograr.


Si uno se acerca al cuarto álbum de la banda de Virginia a través de su tema central "Fear and sacrifice", te enfrentas a un furioso enjambre de acordes que nos golpea sin piedad y que nos envuelve sin remedio, pero Valkyrie tiene la capacidad de rescatarnos y colocarnos en otro sitio de manera inteligente para que podamos observar el espectáculo. De manera opuesta, "Afraid to live" nos sitúa en algún espacio obscuro y sombrío que recorre poco a poco hasta que gana confianza para acelerar su paso ante el temor de aquello agazapado que se encuentra al acecho. De esta manera, la banda nos ofrece dos visiones adversas que al mismo tiempo mantienen su espíritu de unidad y sonoridad.

El juego de las guitarras de los hermanos Adams en combinación perfecta con las líneas melódicas de las cuatro cuerdas de Fary y la exacta tormenta de meteoritos de Hawkins queda demostrada como fórmula ganadora de Valkyrie a través de su bien llevada "The choice". Los suaves compases de "Brings you down" y la instrumental "Exasperator" sirven como remanso ante las fuertes oleadas que Fear contiene en la mayoría de sus temas, pero el álbum tiene sus mejores momentos sin lugar a dudas cuando la banda se decide entonar aquellos himnos ruidosos llenos de energía que son imposibles de abandonar como en "Evil eye", algo que es coronado con aquel duelo de solos de guitarra que son simplemente espectaculares como si se tratara de obtener la recompensa de una maravillosa vista tras el esfuerzo de ascender una rocosa montaña.

 
"Sintiéndose tan bajo
intentando dejarlo pasar.
El cambio es muy lento
con las cosas que haces.

Ciclos de dolor
La paciencia se ha ido
Vive como un santo
o sigue sufriendo

El amor no es difícil de hacer
Sentimientos tan difíciles de sacudirse
La paz será mía otra vez...
El amor será mío otra vez..."

El tema que ha elegido Valkyrie como single promocional para su Fear es la inaugural "Feeling so low", un track adictivo de guitarras ásperas que dan oportunidad a un bajo criminal marcar la figura que dota de sentido a la melodía. Una vez delimitadas sus fronteras, "Feeling so low" nos enamora con la línea melódica que la voces entona mientras escuchamos una lírica que habla sobre la búsqueda de opciones para escapar del dolor a través de la paciencia y el lento paso del tiempo. Aun si ésto fuera poco, aquello que podría dar pie a un estribillo se convierte en un puente musical que permite al escucha seguir con su canto, algo que pocas bandas se aventuran a realizar y que en el caso de Valkyrie se logra a la perfección mientras le da oportunidad a las guitarras a explotar. Cinco minutos de música bien llevada que logra transportar al oyente a una realidad alterna sin dejar por un segundo de hacer referencia a las vicisitudes que existen en ésta. 


Sin lugar a dudas, Fear es un álbum que define lo que ha sido el desarrollo del stoner metal con tintes progresivos, el proto-doom y el hard rock durante la última década, pero lo alcanzado por Valkyrie va más allá de un compendio de sonidos ya probados por otros, pues su último material discográfico logra construir una colección de temas concretos que logran desarrollar un universo propio más allá de las referencias sonoras. Voces entrelazadas con instrumentaciones exactas y variantes que saben crear melodías infecciosas e ingeniosas, elementos todos difíciles de alcanzar por otras muchas bandas. Atención señores, quizá estemos frente a uno de los mejores álbumes del año...


No hay comentarios:

Publicar un comentario