Páginas vistas en total

martes, 12 de noviembre de 2019

Crobot : cuando la sangre refresca al fuerte sonido


Cuando en su momento escribimos sobre Crobot, aquella banda de Posttville, Pennsylvania que logró obtener buenos comentarios gracias a su infeccioso Something supernatural (reseña-review), Earthquaker valoraba el ingenio que tuvo el grupo para crear una buena colección de temas llenos de riffs infecciosos mientras nos contaban historias mágicas y misteriosas que jugaban con la imaginación. Sin embargo, el tiempo ha pasado y la agrupación ha sufrido varios cambios en su alineación como en su disquera que han provocado de manera irónica una definición en su estilo.

En agosto de 2019 fue presentado Motherbrain, un conjunto de once temas que demuestran la consistencia poderosa de su desgarrador sonido mientras las líricas han tornado desde aquellos seres místicos hacia diversas historias sobre la difícil vida cotidiana y la lucha diaria por la supervivencia, demostrando de esta manera una madurez que se ve reflejado en el resultado final. Sin embargo, la banda norteamericana no ha abandonado ese sabor a hilaridad e ironía que los ha distinguido mientras los riffs logran aferrarse a las neuronas junto con ciertos estribillos bien logrados.


Del Something supernatural de 2014 al recién publicado Motherbrain, Crobot pasó por el desapercibido Welcome to fat city de 2016, un álbum que sirvió de transición para la banda que al final del día derivó en un cambio de disquera (de Nuclear Blast a Mascot Group Label) así como de de integrantes (la salida de los hermanos Figueroa trajeron con el tiempo al bajista Eddie Collins y al baterista Dan Ryan). Sin embargo, más allá de las mutaciones, Crobot ha guardado su soporte a través de la imaginación melódica de Chris Bishop en las guitarras y la imponente figura del frontman que de manera indudable tiene Brandon Yeagley.

Desde los primeros segundos que escuchamos el Motherbrain, sabemos que las cosas irán por buen camino. La furiosa "Burn" nos sacude los tímpanos a partir de la poderosa voz de Yeagley y ese riff de guitarra que sabe cimbrar los cimientos del suelo, algo que ocurre de manera similar con "Alpha dawg" con aquel juego vocal grave en la estrofa que termina explotando en el estribillo alcanzando rangos muy cercanos a Chris Cornell. Sin embargo, Crobot no sólo se acerca al grunge debido a esta similitud sonora, ya que la banda retoma a dicho género distintivo de los 90's para inyectarles la frescura del nuevo siglo en temas como "Blackout" y "The Hive", o como en "Drown" con aquel tufo a Stone Temple Pilots en sus estrofas.


Motherbrain es un álbum que logra definir el estilo de Crobot al confesar sus influencias con la intención de construir su forma de asimilar sus gustos y afinidades. Para nadie es una sorpresa su cercanía con Clutch, pero al mismo tiempo se puede detectar un pequeño acercamiento a lo que hacen otras bandas reconocidas como lo escuchamos en "Gasoline" y su armonía que recuerda a The Vintage Caravan. Aun con lo anterior, Crobot logra abrir su propio panorama sonoro al ofrecer tracks más arriesgados dentro de lo hecho hasta el día de hoy, lo que queda demostrado en el single "Low life" con aquella estrofa que navega por atmósferas misteriosas que por instantes nos recuerda esa energía mística del Aerosmith clásico.

Como muestra de todo lo que conforma el último disco de la banda de Pennsylvania, escuchamos el primer single llamado "Keep me down". El track arranca con una serie de notas insistentes que suben de volumen hasta explotar en un riff crudo y entrecortado ideal para que la peculiar voz de Brandon Yeagley mientras nos encara con una lírica retadora que pelea contra la conformidad. La batería no cesa de golpear mientras cada uno de sus elementos se distinguen con toda claridad en el espectro estereofónico de la grabación. La impresionante presencia del bajo soporta con sus graves tonalidades la potencia del tema hasta que logra ofrecer a la guitarra la plataforma ideal para crear sus figuras fuera de la linea principal de la melodías y construir finalmente un solo de guitarra cósmico; el cual se ha convertido en la marca personal de Crobot a lo largo de los años.


Si lo que tienes no es suficiente entonces prepárate para rendirte. Aprendí a caer antes de saber correr. ¿Qué es una pelea sin un poco de diversión? El amor es un juego vicioso en el que nunca se gana. Sólo el tiempo te dirá si te rindes, pero lo que quiera tomar nunca podrás saberlo, así que veamos si te puedes entregar. ¿Quieres un poco de sangre? Cava un poco más profundo, empuja un poco más fuerte, patea un poco más y golpea un poco más fuerte... No puedes mantenerme abajo!!

Con un trabajo visual realizado por Mike Danger, Crobot publicó unos meses antes del lanzamiento de su Motherbrain el video promocional de "Keep me down". En dicho material podemos ver a Brandon Yeagley enfundado en su playera de Clutch mientras revisa la tormenta de críticas que le llega a la banda vía Twitter. Con un estilo jocoso, el grupo critica las famosas "shitstorms" que se llevan acabo en las redes sociales mientras observamos sus consecuencias como si se tratara de una afrenta que habría que tomar como si se tratara de una batalla. Sin embargo, el video lo podemos interpretar como una sátira a las opiniones realizadas por los primeros fans de la banda quienes se quedaron clavados en aquella etapa del grupo donde jugaban con seres míticos y fantásticos que no han recibido del todo bien el cambio en la temática de sus líricas.


Más allá de influencias y estilos, Crobot le ha dado la vuelta a lo alcanzado hasta este momento para ofrecer un disco con mayores posibilidades sonoras dentro de lo que se ha convertido en su sonido. Motherbrain  tiene mayor aspereza en sus instrumentos y sus líricas han tornado hacia la crítica y el enfrentamiento a la vida diaria frente a las fantasías y leyendas que formaban parte de su itinerario. El cuarteto norteamericano alude a un proceso de madurez, pero al escuchar detenidamente el álbum se puede detectar más bien una sinceridad frente a lo que les gusta hacer más allá de etiquetas y clichés; logrando así un disco fresco sin perder la fuerza y la energía de una buena banda de hard rock...


No hay comentarios:

Publicar un comentario