Páginas vistas en total

miércoles, 27 de marzo de 2019

Witchers Creed : entre brujas, rituales mágicos y ruido desgarrador


"-¿Qué haremos? ¡El pueblo está en la calle!
¡Recién llego de la granja, toda la comarca habla de brujería!
¡Abby, nos acusarán de brujas!
Tenemos que confesar, Abby!
Por brujería ahorcan...
¡ahorcan como en Boston hace dos años!
¡Abby, debemos decir la verdad!
Por bailar y las otras cosas sólo te azotarán"

Arthur Miller, The crucible (Estados Unidos, 1952)

Cuando se escribe sobre la brujería siempre se hace desde dos perspectivas: una que condena la persecución que sufrieron inocentes tras la creencia popular y la histeria colectiva, otra que mistifica y maldice la sabiduría sobre la naturaleza antes de que la ciencia tomara el control del conocimiento. La literatura, la música y otras expresiones artísticas han logrado confluir las dos tendencias, lo cual ha producido un halo de misterio sobre los muy diversos eventos ocurridos durante siglos de persecución y leyendas. Quizá uno de los momentos más álgidos haya sido aquel entre 1862 y 1863 cuando se llevaron a cabo los famosos juicios de Salem, instante de la historia donde fueron detenidas 150 personas, 29 enjuiciadas y 19 ahorcados... éste es el momento para recordar su historia.

El delirio ocurrido en aquel pequeño pueblo de Massachusetts llevó a sus habitantes a crear historias sobre brujería y posesiones demoníacas, que mezclado con el fervor religioso puritano, detonó una serie de alucinaciones masivas y acusaciones formales ante los tribunales. Las rencillas entre familias y la influencia de la iglesia local logran encender la mecha a través de las leyendas sobre aquelarres y misteriosas reuniones al resguardo de los profundos bosques, generando a su vez denuncias sin  más fundamento que las creencias religiosas sobre lo desconocido. Aquellas muertes hoy buscan ser vengadas, almas en pena que imploran que su cuerpo resucite para torturar a quienes los juzgaron...


En agosto de 2018 fue publicado a través de la disquera californiana Ripple Music el single "Salem (Resurrection)" de la banda sueca Witchers Creed, un tema desgarrador de riff directo inspirado en el doom metal más clásico bajo el sonido de Witchfinder General, Trouble, Candlemass y Pagan Altar. El track llama la atención gracias a su adictiva figura imposible de abandonar, misma que sirve de soporte para una mórbida historia de resurrección de aquellos que fueron enjuiciados en Salem para reclamar justicia; aunque jamás queda claro si realmente entre los ahorcados existió alguien que haya jugado con las fuerzas de la maldad para atacar a sus enemigos. 

Aquella ilustración de una chica desnuda pintando un pentagrama sobre el suelo y el infeccioso sonido de single despertaron la atención de los amantes del doom más primigenio, el heavy metal más obscuro y los primeros instantes del New Wave of British Heavy Metal (NWOBHM). Los culpables tras esa grabación era un trío de jóvenes suecos originarios de la pequeña Katrineholm quienes habían convocado en agosto de 2017 a un cantante para que grabara con ellos su álbum debut, lo que lograron realizar en enero de 2018 en el Sunlight Studio.


Witchers Creed nació a finales de 2016 de las cenizas de lo que fue Illusion, una banda inspirada en los sonidos del rck de los 70's. Ahí fue donde coincidieron Filip Andersson, Charlie Rangstedt y Emil Bjällerhag, quienes terminaron cambiando de instrumentos para ser en su nueva re-encarnación el guitarrista, baterista y bajista, respectivamente. A ellos fue quien se sumó Emil Lundin como vocalista para la grabación de su primer disco, pero en el momento en que estaban firmando su contrato con Ripple Music, el cantante decidió salir del grupo, por lo que su imagen quedó oculta bajo una misteriosa capa en todas las fotografías promocionales de la banda.

Fue hasta febrero de 2019 cuando Awakened from the tomb... salió de su cripta para ser escuchado. Tras aquel primer golpe en los tímpanos provocado por "Salem", ahora se tenía la oportunidad de escuchar de manera completa la propuesta sonora de Witchers Creed a través de una receta de lo más tradicional del doom metal aderezado con un ligero toque lo-fi de las primeras bandas de heavy metal de finales de los años sesentas. Esto queda demostrado en "Depths of the black void", un cavernario hard blues electrificado que construye una figura hipnótica por medio de sus percusiones tribales y un bajo rastrero, el cual se transforma el protagonista cuando se decide explotar.


Si uno presta la suficiente atención al Awakened from the tomb... el álbum termina siendo un pequeño recorrido a la historia del heavy metal como género dedicado a la obscuridad y la maldad. El tema que bautiza a la banda nos ofrece un rock directo lleno de furia y ácida psicodelia, algo que ocurre también en "Raven's Claw" con sus pqueños detalles de cencerro (cowbell) que sirve como perfecto túnel en el tiempo para regresar hasta viejas épocas. Mientras "Victims of retribution" es un golpe directo de aquel NWOBHM áspero que asimilaba la rabia del punk, "Monolith" se clava en el primer doom más tradicional gracias a su densa atmósfera hecha a base de un impenetrable muro de sonido, mostrando así que Witchers Creed bebe de diferentes aguas sin que ellas hagan contradictorio el estilo de la banda.

Quizá el único tema que rompe con la atmósfera general del Awakened from the tomb... es "Larissa", una melancólica melodía que irremediablemente nos recuerda por su estilo vocal a los primeros momentos de Danzig. Una vez quebrado el mórbido ambiente, Witchers Creed nos regresa a sus abismos de maldad por medio del lacónico teclado de "Rituals of decay" que a los pocos instantes se transforma en un furioso tema que habla sobre los aquelarres, aquellos eventos realizados bajo el resguardo de la noche donde tenían oportunidad las brujas para encontrarse con los demonios en un fatídico baile de sacrificio y entrega total.


Sin esperarlo, Awakened from the tomb... se ha convertido de manera inmediata en un referente obligado de la nueva tendencia doom en Suecia. El álbum debut de Witchers Creed es demoniaco gracias a la magia negra y el coraje que se respira en cada uno de sus surcos, una prueba viviente que demuestra que se puede recuperar los viejos sonidos para crear maravillosos materiales llenos de maldad e intensidad... 

Ahora es el momento de dejar la calidez del estudio de grabación para plasmar sobre los escenarios lo que Witchers Creed es capaz de hacer. En lo musical no existe ninguna duda, pero ahora que se ha revelado bajo la túnica la presencia de Dannis Blohm Hedlund, las vocales se transformarán y, ¿por qué no?, orienten a la banda sueca hacia nuevos senderos que terminen por definir lo que ya han alcanzado con Awakened from the tomb... Nuestra atención ya la tienen ganada, ahora escuchemos cuál será su siguiente paso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario