Páginas vistas en total

miércoles, 9 de enero de 2019

Disrule : cuando Dinamarca queda entre el stoner y el doom


Hace un poco más de dos años hubo un video que llamó la atención a más de uno que llegaba desde las gélidas tierras de Dinamarca pero que se distinguía por su sabor stoner y sus curiosas figuras que llevaban la melodía sobre el tablero de un V8 a toda velocidad. Fue por medio de "Evil coming home" que tuvimos la oportunidad de conocer a Disrule, pero ha pasado el tiempo y este cuarteto escandinavo ha regresado con un nuevo material bajo el brazo.

En noviembre de 2018 fue publicado Sleep in your honour por medio de la disquera Seeing Red Records, álbum que serviría como continuación a lo hecho por la banda de Silkeborg en agosto de 2016 con su debut Omen Possessor y a su EP de marzo de 2017 The MD.441. En un primer momento, Disrule se había concentrado en el stoner y el hard rock potente como su principal medio de expresión, pero ahora con su segundo disco completo podemos encontrar a un grupo que desea expandir sus horizontes sonoros para dirigir sus pasos hacia nuevas posibilidades.


Lo alcanzado en los ocho tracks que conforman el Sleep in your honour nos demuestran un gran trabajo, mismo que se logró en el cuarto de ensayos y que finalmente quedó registrado de manera sorprendente con tan sólo dos días de grabación en el mes de abril de 2018 en el Dead Rat Studio bajo la supervisión técnica de Jacob Bredahl. El sonido que hoy tenemos a nuestra disposición es una mezcla de poder, profundidad e imaginación que logra reformular el estilo de la banda y, sin exagerar, el del propio género.

El encuentro desgarrador de las guitarras de Frank Sørensen y Søren Dybdal, el abismal sonido del bajo de Allan Segalt y la cavernaria batería de NP Nielsen crean una estridente amalgama que toma como base el poder del fuzz para alimentarlo con algunos elementos del metal y las múltiples posibilidades melódicas del primer doom setentero; logrando de esta manera un álbum de diversas velocidades que en un inicio cabalga desbocado por las arenas del desierto para terminar empantanado en un pozo viscoso del cual será imposible escapar.


El álbum empieza de manera directa como balde de agua helada con el tema que le da nombre, tema  muy obscuro que desde sus primeros acordes nos muestra las aguas abismales por las cuales busca navegar Disrule en esta ocasión. Sin abandonar el stoner que fundamentó el estilo de los daneses como nos queda claro en "Follow me", el cuarteto de Silkeborg disminuye las revoluciones para crear un disco más denso por medio de melodías llenas de misterio y crueldad mientras aprovecha la crudeza de su sonido como en la mórbida "Going wrong" con aquel tufo a cripta profanada bajo el estilo de Black Sabbath o en la aletargada armonía que cala hasta los huesos de "Occult razor".

El áspero sonido del fuzz en las cuerdas confiesan la pasión por el rock desértico y el stoner más clásico, pero Disrule logra transformar sus temas por medio de recursos básicos de otros géneros, como en el estilo viscoso de "(Gotta get me some) Control" con la potencia del lisérgico wah o hasta la esencia de los primeros instantes del metal pesado como se escucha en "How you suffer". Aunque las líneas melódicas de la banda no alcanza diferencias claras entre cada track, la mezcla de voces entre Segalt y Nielsen compensa el pequeño detalle.


"Una y otra y otra vez, caer de nuevo en la marea de la muerte, viviendo tu vida en el agujero de tu mente. No me importa, lo sabía desde antes y todo este tiempo esperé por ello. No me importa, esperaré y me esconderé todo este tiempo con la muerte en mi mente..."

"Death in my mind" es apenas el primero, breve y áspero mordisco al Sleep in your honour con el que hace temblar los cimientos de la tierra con sus escasos dos minutos de duración. Con un trabajo visual realizado por Claus Reinhold que nos muestra a la banda cómo grabó el álbum en el Dead Rat Studio, tenemos la oportunidad de ver directamente a Disrule registrando este tema lleno de poder gracias a su riff venenoso, su batería tribal que quiebra cráneos y su tétrica lírica que habla sobre muerte y su obsesiva sombra sobre los pensamientos del hombre. 


Disrule una desde hace tiempo referencia obligada del stoner danés junto con Hjortene y Stone Cadaver, pero lo que distingue al cuarteto de Silkeborg es este giro hacia el malsano y sombrío sonido que ha construido para su Sleep in your honour. Sus lóbregos surcos nos remiten a sensaciones lúgubres que inesperadamente se llenan de potencia que electrifican el cuerpo putrefacto para llenarlo de vida y energía, rabia que obliga a llevar el ritmo con los pies y levantar la mano cornuta bajo el yugo de su contagioso ritmo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario