Páginas vistas en total

miércoles, 15 de agosto de 2018

Willow Child : entre dualidades, contradicciones y encuentros


Desde marzo de 2018 habíamos anunciado en las páginas de Earthquaker la próxima publicación del álbum debut de la banda alemana Willow Child luego de reseñar su mágico EP titulado Trip down memory lane (reseña-review). Finalmente, su nuevo material fue presentado en mayo a través de la disquera austriaca StoneFree Records bajo el nombre de Paradise & Nadir y ahora tenemos la suerte de poderlo escuchar detenidamente y escribir lo que el disco resguarda en su interior.

Manteniendo aquella línea sonora marcada en su primer EP que tanto nos recordó el estilo musical de otras bandas alemanas como Wuncan y Wolvespirit, la banda originaria de Nuremberg construye un disco de gran unidad estética; que sin alcanzar el calificativo de "conceptual", logra establecer una idea de equilibrio entre el rock psicodélico heredero del hard blues sesentero y las estructuras melódicas del nuevo siglo, un encuentro entre la energía interpretativa y la melancolía del sentimiento interno, la fuerza de la interpretación musical masculina y la sensualidad de la voz femenina que lanza al viento su forma de ver al mundo.


Si esta dualidad conceptual no ha quedado suficientemente clara, el título del álbum nos confiesa la idea central del material discográfico. El Paraíso es concebido por a banda como todo aquellas maravillas que tiene el ser humano gracias a la Madre Tierra de manera en contraposición del Nadir o el punto de mayor adversidad dentro de un proceso representado por la continua caída del hombre por sus errores y pecados.

Sin embargo, el concepto musical del Paradise & Nadir está construido a partir de ideas concretas creadas por alguno de los miembros de la banda que son trabajadas por el resto del grupo por medio del jamming en algún lugar remoto, con la intención de mezclar los estilos individuales a forma de rompecabezas que en conjunta logran una unidad sonora. Una vez con los temas terminados, Willow Child se refugió en el calor del BigSnuff Studio bajo el trabajo técnico del reconocido productor Richard Behrens, quien fuera bajista de Heat y Samsara Blues Experiment.


Paradise & Nadir está basado en la ambivalencia, y claramente lo podemos comprobar durante los más de cuarenta minutos de duración de sus ocho tracks donde escuchamos una constante lucha entre la guitarra de Flo Ryan Kiss y los teclados de Jonas Hartmann por convertirse en los protagonistas de la banda, creando increíbles duelos en que la batería de David Kohl y el bajo de Javier Zulauf son tan sólo testigos. Sin embargo, el sonido predominante del álbum está en el jam a base de hard blues psicodélico que permite crear oníricos paisajes donde el misterio se oculta y termina atacando como un ave rapaz tal cual como se escucha en "Little owl", en "Beyond the blue fields" permite que la guitarra se convierta en una bestia de varias cabezas hasta alcanzar una figura desgarradora que remite al áspero sonido del riff de "In a gadda la vida" de Iron Butterfly mientras se pasea por todo el horizonte auditivo, convirtiendo a este tema en siete minutos intensos en un largo clímax de rock insistente que de manera inesperada se transforma en una psicodelia lisérgica de dimensiones cósmicas.

Aun con estos instantes de gran intensidad, el debut de Willow Child nos muestra momentos de zozobra como en "Eirene" gracias a sus teclados hipnóticos y tambores rituales que logran crear un ambiente enigmático de extraño sopor muy al estilo de Blues Pills, así como la tensa calma que demuestra "Unspoken" con sus tenues acordes de guitarra y la hermosa voz de Eva Kohl. Sin abandonar su esencia vintage, la banda alemana se permite explorar otros terrenos musicales como en la multifacética "Mayflies" y en la nueva versión de "Red wood" con sus intermitentes pasajes que ya habíamos escuchado en Trip down memory lane.


El primer single del Paradise & Nadir es "Starry road", que es por mucho el tema más fuerte del álbum a base de su riff insistente y valvular creado por la guitarra y su enfrentamiento constante con las neblinas envolventes del órgano que buscan alcanzar la presencia definitiva, un duelo a muerte que refleja la paradoja entre la contradicción y el complemento que se respira durante todo el material discográfico. Mientras escuchamos una lírica que habla de manera metafórica sobre los días de vejez, sobre los destinos no alcanzados y la memoria que se borra poco a poco con el paso del tiempo, la música nos ofrece la sensación de un avanzar sin retorno para crear un equilibrio dentro del tema.


"Sendero estrellado y ojos brillantes. Desviarse hacia ningún lugar de un lado hacia otro. No hay frontera ni persecución, no hay destino en nuestro camino. Elevado temperamento y viaje relampagueante pasando por las ruinas de nuestra vida. Momentos de depresión difíciles de contener. ¿Quién se quedará en los días de vejez? Los nombres están escritos en la arena, quiero recordarlos pero aún no puedo, atrapar las olas que me rodean. Flotando a lo lejos está mi destino..."

Para acompañar la promoción del sencillo, Willow Child publicó un video dirigido por Nicolas Jansky para "Starry road". En dicho trabajo visual podemos observar a Eva Kohl manejando una camioneta sobre un camino desolado donde el frío paisaje boscoso lo domina todo. Poco a poco, el resto de los integrantes de la banda se suman al viaje hasta que llegan a su helado destino. Mientras la escenas del trayecto transcurren, podemos ver a la banda tocando en un lugar cerrado lleno de luces multicolores que nos sirven para ofrecernos una idea de cómo son las presentaciones del grupo.


Willow Child se encuentra en estos momentos en plena promoción de su Paradise & Nadir, lo que les está permitiendo participar en diversos eventos y festivales en Austria y su natal Alemania con otras importantes bandas de su género como Wedge, Lizardmen o Kamchatka. Por lo pronto el disco se encutra en las diversas plataformas digitales con la posibilidad de ser escuchado en plenitud, lo que nos permite digerir con la mayor paciencia un material con muchas aristas que no puede ser devorado en una sola mordida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario