Páginas vistas en total

lunes, 5 de noviembre de 2018

The Hazytones : atravesando el umbral de la muerte


Tuvieron que pasar dos años desde aquel lisérgico y estridente álbum debut de The Hazytones, aquella banda que tomó como estandarte el poder del fuzz para crear una colección de himnos obscuros alrededor de ritos satánicos al borde del abismo. Hace unas semanas fue publicado Monarchs of oblivion, disco donde claramente el grupo canadiense decide atravesar el umbral de la muerte para divagar por los tétricos y olvidados terrenos del purgatorio.

Los cambios en The Hazytones han sido profundos. El guitarrista y vocalista Mick Martel ha intentando mantener en rumbo a su banda desde su conformación en 2015, pero en el camino han decidido renunciar el resto de los integrantes del trío originario de Montreal. Ahora tenemos como compañeros de fórmula al bajista Adam Gilbert y al baterista Victor Tremblay, elementos que han creado el soporte necesario para que el concepto sonoro de Martel de un paso hacia adelante sin el temor de perder su esencia ni tampoco quedarse estancado en lo logrado hasta el momento.


Si en el álbum debut del grupo tuvimos la oportunidad de escuchar densas historias que hablaban sobre personajes tentando a la maldad, los poderes ocultos y la muerte (reseña-review), hoy The Hazytones decide arrojarse al abismo para relatar lo que hay más allá del final de la vida. El resultado se encuentra completamente definido en Monarchs of oblivion por medio de sus odas crudas muy cercanas al primer doom y sus líricas llenas de referencias a seres espectrales en plena lamentación, almas perdidas en la incertidumbre del purgatorio y espíritus resignados a recibir su justo castigo en los fuegos eternos del infierno. 

Aquellos aquelarres basados en psicotrópicos viajes y ácidos bailes frente a una fogata ritual a la mitad de la noche han quedado atrás, tras el sacrificio dedicado al maligno, las almas inocentes vagan por terribles lugares de condena, perdición y obscuridad. Para recrear esta sombría atmósfera, el espectro sonoro hecho por The Hazytones en esta ocasión se ha tornado mucho más sombrío hasta confeccionar panoramas abismales y mórbidas escenas atascadas de dolor y penitencia.


La densidad sonoro que casi roza la zozobra en Monarchs of oblivion contrasta con la ligereza hipnótica del primer disco de The Hazytones, pero la belleza de este nuevo material se encuentra precisamente en dicho cambio conceptual. Sin dejar a un lado su pasión por la grabación análoga, la banda de Montreal nos ofrece un disco desgarrador que nos remite a los primeros momentos de conformación de metal como género, provocando que por momentos escuchemos obscuras melodías aletargas como "The beast" o temas furiosos de guitarras incisivas que atraviesan al igual que filosos cuchillos que podemos detectar en "The hand that feeds". Los canadienses no han olvidado su gusto por el blues más pantanoso y "The great illusion" lo demuestra, aunque su riff decisivo termina ahogándose en las referentes aguas de Black Sabbath.

Lo que eran dos temas independientes, una vez que se les dotó de lírica se convirtieron en dos caras de la misma moneda. Con el título que le da nombre al álbum, las hermanas siamesas "Monarchs of oblivion" nos permiten escuchar una consternada marcha de almas perdidas en el purgatorio que se encuentran en espera del perdón de sus pecados. La muerte ha abandonado en este lugar a dichos espíritus con su castigo pendiente, así que entre la gloria y la maldición, escuchamos los lamentos de quienes esperan el juicio final.


Aunque "Spit you out" podría servir de manera ideal como el track favorito del Monarchs of oblivion por su riff venenoso clavado en los sonidos obscuros del rock vintage sueco o la mística neblina sonora que han creado a su alrededor bandas como Uncle Acid & the deadbeats o Beastmaker, realmente es "Hell" el tema preciso que sirve para enganchar al primer incauto que ose pisar los terrenos del nuevo álbum. Su melodía es fuerte gracias a la fuerza vocal de Martel, pero sus afiladas guitarras son las que terminan por convencer a los amantes del  clásico heavy metal. Cambios de tiempo y juegos irónicos entre estridencia y reserva nos van sumergiendo poco a poco hasta lo más profundo del infierno, aquel lugar de castigo y tormento eterno donde erige su morada el maldito. Cuando escuchamos el solo de guitarra, el sonido se divide de manera mágica en su estereofonía mientras el bajo repta por el subsuelo y la batería mantiene los tiempos... el mejor momento sonoro del álbum sin lugar a dudas!!


Claramente Monarchs of oblivion es una metamorfosis, una transformación natural dentro de la evolución de The Hazytones. Los nuevos compañeros de fórmula que acompañan en este momento a Mick Martel quizá hayan formado parte de la mutación, pero sin lugar a dudas, el guitarrista fue quien decidió arrojarse al abismo para encontrar nuevas posibilidades estilísticas que enriquecieran a lo alcanzado por su grupo con se debut. Este segundo material es sólido y bastante desgarrador, por lo que se escucha no es sencilla y requerirá más de una vuelta para ir digiriendo su contenido. Tras la publicación del disco a través de la disquera californiana Ripple Music, los canadienses se han dedicado a presentarse por Europa; espacio ideal para afinar los temas en directo mientras esperamos que un día se acerquen a la América Latina...




No hay comentarios:

Publicar un comentario