Páginas vistas en total

lunes, 12 de noviembre de 2018

Beastmaker : entre pesadillas, demonios y mariposas malditas


Por fin miré por la ventana y vi dos alas 
que se debatían contra los cristales.
Pensé primero que se trataba de un murciélago 
que había quedado presa en mi habitación;
pero la luna acababa de aparecer 
y vi dibujarse contra su disco luminoso
las alas de una magnífica mariposa nocturna...
(L'oeil invisible ou L'auberge des trois-pendus
 Erckmann-Chatrian, 1857)

Misteriosos seres ocultos bajo las tinieblas de las noches acechan el sueño de los hombres, monstruos y demonios salen de sus guaridas en busca de alimento y sacrificio. Mientras el viento sopla frío y ligero, las pesadillas toman control de los sueños sin importar rezos, conjuros, ni amuletos mágicos. Las larvas han dejado sus capullos para levantar el vuelo nocturno entre las olvidadas criptas ahora que se han transformado en mariposas malditas que anuncian dolor y muerte...

Luego de establecer un estilo propio a partir de dos álbumes concisos y desgarradores, la banda californiana de Beastmaker se dedicó a trabajar con diversos temas sueltos para experimentar nuevos senderos sonoros que le permitieran abrir sus posibilidades compositivas. Sin perder aquel sabor mórbido que los ha distinguido desde su origen, el trío de Fresno lanzó durante el mes de junio de 2018 ocho EP's conformados por cuatro temas cada uno, pequeñas dosis de doom rastrero que golpea los tímpanos mientras nos narran sombrías historias de espectros nocturnos, almas atormentadas y blasfemos demonios que anuncian los horrores que nos esperan al cruzar el umbral de la muerte.


Con la finalidad de promocionar aquel material recetado en enfermas cápsulas diminutas, Beastmaker ha decidido compilar cada dos EP's en un solo disco. Los dos primeros de ellos fueron publicados el pasado 1° de octubre bajo el nombre de Windows of evil con la posibilidad de disfrutar sus mórbidas portadas originales en cada uno de sus lados, trabajos visuales que en esta ocasión fueron realizados por Brouemaster Visual Decay y que se caracterizan por mantener aquella imagen terrorífica demonios y satánicos rituales realizados por misteriosos seres a través de ilustraciones llenas de contrastantes colores.

Las guitarras de Trevor Church se ha recrudecido en un afán de desgarrar las almas perdidas en sus hipnóticas melodías llenas de doom primitivos y proto-metal apocalíptico. Como si se tratara de una sombra, el bajo de John Tucker mantiene las líneas melódicas con la finalidad de construir una sólida base a cada uno de los temas. Finalmente, los golpes de percusión realizados por Andy Saldate logran reflejar la desesperación de los espíritus que buscan abandonar sus frías moradas con la intención de cobrar venganza contra los vivos. Sin embargo, las nuevas porciones sonoras ofrecidas por Beastmaker intentan recorrer nuevos senderos mientras escuchamos extractos de antiguas películas de serie B que resultan fundamentales para la inspiración de cada track.


Windows of evil sirve como prueba de las insistentes figuras que Beastmaker busca construir más allá de la densidad propia del doom como género. La incisiva melodía de "Colors of the dark" provoca inevitablemente que sigamos su ritmo con el pie mientras levantamos la mano cornuta y bebamos del cáliz con la sangre dedicada al maligno. Quizá el riff de "Spread your wings" nos regrese a las básicas melodías aletargadas de esta categoría musical, pero cuando escuchamos "Spike lined coffin"  o "Mortal souls" sabemos que el trío californiano está en búsqueda de nuevas posibilidades que le permitan abandonar los pantanos de la monotonía y el confort alcanzado.

Beastmaker condensa ahora su estilo en temas concretos que no van más allá de los tres minutos y medio cada uno. Al tener este tipo de dardos venenosos, la banda se permite explotar cada idea musical de manera concisa sin rodeos ni densos viajes auditivos que podrían alejar a más de uno en la era de la inmediatez. La brutalidad de los acordes de "Carnaval" son herederos del más concreto Black Sabbath que previamente habíamos escuchado en su debut Lusus naturae (reseña-review), aunque el riff de "Demon witch child" es el que entra directo como cuchillo penetrando la piel, mismo que inmediatamente muta su melodía para ofrecernos una colección de arpegios hipnóticos que nos transportar a místicos ambientes insospechados.


Si bien habíamos escuchado previamente la tentación de la banda por el uso de teclados y efectos sonoros como los temas "Night bird" y "Heaven to hell" del álbum Inside the skull (reseña-review), Beastmaker se permite jugar con ellos para construir pesadas atmósferas que irremediablemente nos remiten hacia aquellas películas de bajo presupuesto filmadas en los años setentas donde veíamos sórdidas historias de muertos vivientes, rituales satánicos y sedientos monstruosos en búsqueda de sangre inocente.

La eléctrica figura de Sirens kiss nos sumerge en los obscuros recuerdos de las viejas salas de cine, pero la misteriosa melodía de "Black buttlerfly" es la que se lleva los aplausos. Tras el tétrico teclado, el bajo nos toma de la mano para llevarnos de paseo por criptas enmohecidas hasta que la guitarra nos desgarra el alma con su furia e intensidad. Siendo quizá el mejor tema del Windows of evil, "Black buttlerfly" es una clara muestra de lo que es capaz Beastmaker al regresar a los cánones clásicos por medio de tres concretas figuras musicales fundamentales: estrofa, coro y puente. Mientras escuchamos una enfermiza lírica sobre la mutación de un insecto en una hermosa crisálida llena de maldad, el track combina líneas hipnóticas con arranques rabiosos de acordes que logran romper la tranquilidad de cualquier ser perdido a la mitad de una obscura noche.


"En una crisálida ella está esperando su transformación. Vacío de luz en la obscuridad donde ella ha nacido. Camuflageada, su hambre deberá ser alimentada. Ha dejado atrás la pupa para extender sus alas. Ella vuela hacia mí para quitarme el dolor y ahora se lleva mi tristeza hacia la tumba. Una lujuria de sufrimiento en búsqueda de miseria. Su tormento sólo significa que tú eres libre. Esta es la pesadilla en la cual ella está viviendo. Ella toma tu pena, tú estás perdonado..."


Los lúgubres parajes de Beastmaker han sido revelados nuevamente, ahora es momento de recorrerlos hasta descubrir en ellos todos los maléficos seres que se esconden en ellos. Mientras el sonido estridente rompe la quietud de una noche fría, escuchamos los lamentos de aquellos que claman venganza y ruegan por el final de su eterno sufrimiento. Las fosas están abiertas y no queda más remedio que recibir los cuerpos moribundos de quienes han sido olvidados. Los seres nocturnos sobrevuelan la espantosa escena hasta que el violento ruido quiebra la imagen y confiesa sus obscuras intenciones...


No hay comentarios:

Publicar un comentario