Páginas vistas en total

miércoles, 16 de octubre de 2019

The Druids : un viaje lisérgico por los océanos del universo


Bajo la imagen de los antiguos sacerdotes celtas, aquellos personajes que a través de la magia y el conocimiento lograron la capacidad de la profecía y la cercanía con las deidades, una banda de Maryland construyó su imagen y sonido hasta crear un álbum lleno de referencias místicas y armonías megalíticas que son necesarias repasar una y otras vez para descifrar su sentido y sus mensajes ocultos.

The Druids nació en White Oak, una pequeña población cercana a Washington, D.C., con la intención de recuperar los diversos sonidos del doom primigenio y el rock progresivo cercana a la tendencia cósmica para hacerlos coincidir en un mismo lugar. Tomando como referencia a Black Sabbath por un lado y a Hawkwind por otro, el grupo fue conformando un estilo propio hasta dejarlo plasmado en un EP autoproducido que fue publicado en mayo de 2016. Sin embargo, no fue hasta febrero de 2019 que la banda logró presentar su álbum debut titulado Totem, un material digno de reconocimiento que requiere ser digerido lentamente para descubrir todos y cada uno de los elementos que lo conforman.


Grabado de manera directa durante tres días de marzo de 2018 en Baltimore y registradas otras capas de sonido y arreglos durante abril del mismo año en distintos estudios de White Oak y Nashville, Totem lograr recuperar la esencia de las viejas sesiones de grabación de los años setentas cuando el hard rock nacía como género y aún saturaba las bocinas gracias a la distorsión de los instrumentos registrados sin mediación. Sin embargo, este disco no sólo rescata ese ruido orgánico que muchos extrañan frente a la limpia tecnológica, sino también construye su propuesta armónica conjugando la experimentación de la psicodelia espacial, el hard blues ácido y los primeros instantes del rock místico que dió origen al doom como género.

Guitarras y voces a través de la imaginación de Eli Watson y Danny Alger, el soporte grave del bajo de Jeremy Dinges y los golpes de una lluvia de asteroides en manos de Gary Isom. Cuatro entes místicos que se han transformado en druidas cósmicos dispuestos a tomarnos de las manos para mostrarnos la ácida magia del viaje lisérgico por el universo. Perdido entre el vasto paisaje interestelar, una puerta se abre para llevarnos a otras dimensiones como si se tratara de una poderosa entidad que en su interior hace coincidir la luz y la obscuridad, la tierra y el cielo, lo humano y lo animal, lo vivo y lo muerto.


Totem inicia de manera directa con un riff asesino que dota de sentido a una lírica encriptada sobre antiguos planetas y ocultismo llamada "Cruising Astral Skies". Tras un sampleo de un viejo programa de TV, una cruda figura llena de maldad y doom clásico atasca las bocinas bajo el nombre de "Atlantean" mientras escuchamos la historia sobre extrañas religiones establecidas en aquel continente escondido bajo el agua. Y como si se tratara de una declaración de intenciones, el tercer track del álbum nos muestra una poderosa y ácida colección instrumental de armonías inspiradas en la clásica banda Hawkwind, demostrando en un largo tema nombrado de manera homónima toda la influencia que dicha agrupación inglesa dejó en The Druids tanto en lo lírico (sobre el uso de la ciencia ficción como tópico principal) como en lo sonoro (el poder del la instrumentación sobre fuertes bases rítmicas que permiten el viaje psicotrópico a través de las estrellas).

Hard psych, doom y space rock conforman los tres soportes sonoros de Totem, los cuales son desarrollados de manera individual como integrada en el resto del álbum. Aunque el álbum debut de los de Maryland recupera temas de su primer EP (la onírica "Turtles" con sus instantes ácidos que abre paso a la fuerza devastadora del acorde desgarrador y la aletargada "Sorcerers" con su muro de ruido que retorna a los orígenes del heavy metal como género), también podemos escuchar nuevos temas bajo la misma propuesta acústica que dota de identidad a la banda. Si bien "High society" logra saturar los altoparlantes con su psicodelia ahogada en fuzz y melodía hipnótica, "Sky submarine" juega con el misterio y los ritmos lentos del blues eléctrico mientras el volumen incrementa poco a poco hasta sumergirnos completamente en su densa atmósfera.


"Mientras navegabams por la casa astral, estábamos eufóricos por encontrar la piedra. Esto fue alarmante y totalmente loco: ahora las fuerzas naturales no están esclavizadas. Estratósfera interna dentro de la mente. Reflexiona sabiamente el sendero que se mueve como el éter, se tuerce y gira. Sólo toma una poción y quémala. Estos sueños simples han regresado. La piedra está aquí para todos. El brebaje de la bruja ha sido probado a tiempo para siempre. No ha sido muy tarde... Atrapada en la niebla, la bruja del brillo de luna "

Bajo una lírica esotérica que recuerda los pasajes cósmicos de la banda insignia del glam T. Rex, The Druids nos ofrecen en "Moonshine witch" el tema más digerible de su Totem. A través de un ritmo infeccioso sin pretensiones pero con tufo vintage, el track nos envuelve a través de la densa neblina creada por la distorsión del fuzz hasta hechizar las neuronas entre embeleso eléctrico y lírica lisérgica. Hard rock directo que no requiere mayor gancho que el uso de una sencilla melodía de ritmo sostenido que permite la explosión de las guitarras en improvisaciones llenas de rock n' roll y buena vibra.


Más allá de las propuestas sonoras apoyadas por las disqueras, existen diversos proyectos creados de manera independiente que se pierden en la inmensidad del océano mediáticos. La suerte nos ha llevado a las ácidas aguas de The Druids, la cual nos ha permitido disfrutar de un material que, aunque no logra innovar dentro los géneros que emplea, sí ofrece una propuesta auditiva sincera todavía en construcción. Totem es una declaración de intenciones que debe ser tomada tan sólo como el arranque dentro de un plan de viaje, por lo que debemos ser pacientes en el desarrollo de su proyecto mientras permitimos que cada uno de sus ocho tracks fluyan a través de las posibilidades que ofrecen el space rock, el proto-doom y el hard psych.


No hay comentarios:

Publicar un comentario