Páginas vistas en total

miércoles, 21 de agosto de 2019

Stonerror : cuando el stoner polaco besó el cielo


Cuando el álbum debut de una banda logra funcionar en el gusto del público y dentro del círculo de opiniones creado por los medios, lo que es obvio esperar es que dicho grupo repita la dosis para su siguiente producción discográfica. Sin embargo, Stonerror decidieron dar un paso más allá con su Widow in black con la intención de llevar su stoner hacia nuevas posibilidades más allá de lo establecido por los clichés y prejuicios del género.

Aquel primer disco de la banda originaria de Cracovia, Polonia, era una muestras de cómo había sido asimilado el rock desértico en la Europa oriental. Dicho álbum lograba transportarnos del stoner lisérgico que logra besar las estrellas hasta el rock áspero y arenoso que siempre acompaña el correr de un V8 por los polvorientos caminos olvidados de la California (reseña/review). Pero lejos de estancarse en dicho sonido gracias al confort provocado por el reconocimiento logrado, Stonerror decidió arriesgarse por crear un material más experimental con la intención de encontrar un estilo propio.


Jaroslaw Daniel, Lukasz Masur, Jacek Malczewski y Maciej Olownia se metieron a los estudios de grabación durante el mes de febrero de 2019 bajo las órdenes técnicas de Maciej Cieslak, quien se ha convertido en el gurú de la banda desde sus inicios. Para esta ocasión, Stonerror registró todos los temas que forman de su Widow in black  en cinta magnética multitrack para generar un sonido más análogo y sin maquillaje electrónico. El resultado final fue un álbum de nueve pistas que logran rescatar el sonido orgánico y desgarrador que tiene la banda de manera directa y sin filtros.

El segundo disco de los polacos ofrece de manera muy clara dos polos auditivos: por un lado tenemos un stoner cósmico que se abre nuevos caminos a través de la magia de la psicodelia como escuchamos en la alucinante "Ships on fire", y por el otro escuchamos a una banda de rock alternativo que se permite crear temas infecciosos a través de efectos sonoros eléctricos como queda demostrado en "Kings of the Stone Age", canción que juega de manera irónica con las críticas al estilo que ha tenido la banda de Josh Homme, Queens of the Stone Age.


Sin embargo, Widow in black no abandona del todo aquel stoner desértico cercanao al estilo de los míticos Kyuss como lo podemos escuchar en "Tumbleweed" con su velo de misticismo o en "Domesday call" con su velocidad sostenida que termina logrando un vuelco en su estrofa al dominar la bestia stoner. De hecho, el segundo disco del cuarteto de Cracovia es una constante lucha entre los demonios que buscar escapar de manera salvaje del moribundo cuerpo, el cual se encuentra perdido dentro de un fuerte viaje lisérgico que logra atravesar el cosmos.

Desde la obvia atmósfera astral de la instrumental "Asteroid fiels" hasta la onírica "Mothership", Stonerror transforma el sonido desértico para dotarlo de magia y zozobra gracias a la odisea espacial que permite el desarrollo de largos pasajes musicales llenos de intensidad. Dentro del camino en búsqueda de un sonido propio, la banda polaca experimenta con ambientaciones lentas y oníricas que alcanzan la gravedad cero hasta implosionar de manera violenta como en "Hellfire", aunque al mismo tiempo existe la posibilidad de crear melodías ajenas a la distorsión desértica hasta lograr construir bellas melodías con sabores psicodélicos como se escucha en la concluyente "Revelation".

"Te hace elevarte cuando denudas mi alma, hace que te mojes cuando tomas el control. Tus suaves y deliciosos labios en un rizo de desdén... Puedo ver eso en tu linda cara, siéntelo entre tus piernas perfectas. Belleza por fuera y bestia salvaje por dentro.La túnica de Nessus quemando mi piel. No me dejes ir, mi viuda de negro., preparándose para atacar. Abrázame, ámame, quémame vivo..."

 Como primer single para Widow in black, Stonerror decidió lanzar el tema que le da nombre al álbum, un track venenoso que sabe mezclar el stoner rabioso con algunas figuras sonoras psicodélicas que recuerdan al oriente medio con la intensión de crear misterio y sensualidad. Según lo escrito por el propio Jacek Malczewski (bajista de la banda), sus líricas están inspiradas en aquellas chicas malas que provocan cada una de sus palabras. Mientras escuchamos una oda a la mujer fatal, las imágenes captadas por el propio Jaroslaw Daniel (guitarrista del grupo) nos muestran un collage gráfico  que logra reflejar las contradicciones básicas: blanco y negro, ciudad y naturaleza, hombre y mujer...


Widow in black significa el regreso del mejor exponente del stoner en Polonia, y por si fuera poco, de toda la Europa. Sin embargo, la banda ha logrado romper las cadenas de un género lleno de prejuicios, los cuales de manera irónica le permiten la flexibilidad para ser confundido con otros sonidos. Stonerror nos ofrece hoy un disco lleno de posibilidades dignas de ser recorridas una a una, provocando al mismo tiempo que aquel quien ose pasear por sus surcos, lo haga una y otra vez mientras se sorprende en cada uno de sus intentos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario